lunes, 2 de junio de 2014

Le Merveilleux


Los que me seguís y me conocéis sabéis que no soy capaz de resistirme a un dulce, es imposible...
De hecho, mis hermanas, que me conocen de sobra, saben que cuando hay dulce en la mesa, no sólo pico sino que trato de reducir porciones para poder tomar dos veces, ¡sí,sí!
:-)

Ojo, no os confundáis, no soy una glotona, simplemente disfruto mucho de los dulces y prefiero mil veces ir a sudar al gimnasio después de comer dulce que dejar de comerlos, eso seguro.

El otro día, mientras estaba viendo cosillas por el Facebook, me topé con un post del programa de televisión francés "Qui sera le prochain grand pâtissier ?" que daba a conocer un postre típico de mi tierra, de la metrópolis de Lille, llamado "Merveilleux".

Este postre, cuyo significado es literalmente "Maravilloso", le hace justicia a su nombre.
Básicamente, se trata de dos discos de merengue atrapados en nata montada "Chantilly", todo cubierto con copos de chocolate.
Existen muchas variantes del mismo: de trufa, con chocolate negro, blanco, speculoos, achicoria, con frutos rojos...

Cuando era pequeña, el Merveilleux era mi postre favorito, concretamente el que os traigo hoy, que sustituye la nata "Chantilly" por trufa.
Es un postre que puede parecer pesado pero es todo lo contrario, resulta muy ligero. El merengue con la nata bien montada no se hace nada pesado. Además, se puede presentar en versión bocaditos, tamaño mini, aunque al final seguro que repetís y picáis varias veces. :-P

Recuerdo todavía los almuerzos del domingo de mi infancia.
Iba por la mañana a casa de mi abuela y ella tenía encargados a su panadero los dulces para llevarlos de postre a mi casa.
Venía la furgoneta de la Maison Planckaert a repartir el pan y el olor a pan y dulce cuando se abría la puerta de la furgoneta era increíble, todavía la recuerdo como si fuese ayer...
Los dulces que pedía mi abuela siempre eran dos Merveilleux, un éclair, un milhojas y un Baba al ron para mi padre.
Obviamente, ¡mi Merveilleux no faltaba nunca!!

Por eso quiero compartir hoy con vosotros este pedacito de mi tierra y de mi infancia.
Espero que os guste tanto como a mí...


Ingredientes (para 6 Merveilleux):
Para el merengue:
200 g de azúcar glace tamizado
20 g de Maizena tamizada
5 claras de huevo
1 cs de azúcar blanco
1 pizca de sal fina

Para la trufa:
400 ml de nata para montar
4 cs de azúcar glace
2 cs de cacao puro
(para Chantilly, simplemente elimina el cacao)

Para cubrir:
120 g de chocolate negro

Nota: al llevar merengue y crema, a las 2 h de montarlo, el merengue ya pierde su "crujiente" dado que se va humedeciendo con la crema. Sigue siendo buenísimo y muy ligero pero pierde este toque de modo que si os gusta el punto crujiente, tendréis que esperar al último momento para montarlo.

Receta:
El día anterior, prepara los discos de merengue y la trufa.
Primero, ponte con el merengue (con estas cantidades salen muchos pero es bueno hacer dos placas por si algunos fallan y no salen del todo bien).
Precalienta el horno a 100 ºC (en mi caso, a 60 ºC porque mi horno es un asesino de merengue, jeje).
Empieza batiendo con la batidora eléctrica a velocidad baja las claras con una pizca de sal fina.
Sube un poco la velocidad y cuando empiece a montar, vierte el azúcar blanco en lluvia hasta que se ponga firme.
Añade por cucharadas la Maizena y el azúcar glace poco a poco hasta terminar con ellos.
Obtendrás una mezcla muy firme y blanca.
Con la ayuda de una manga pastelera o con la cuchara, ve formando círculos en una placa o tu bandeja de horno cubierta con papel de horno (sulfurizado). Si quieres, puedes usar un aro de cocina para hacer discos regulares.
No los pegues mucho porque se inflan un poco al cocer.
Aplana los picos de la superficie con una cuchara para que queden más planos
Hornea a 90-100 ºC durante aproximadamente una hora. Deja enfriar completamente en el horno con la puerta del horno entreabierta (toda la noche, mejor).
Ahora, la trufa.
En un bol, mezcla la nata, el azúcar glace y el cacao.
Monta con la batidora de varillas hasta que esté firme.
OJO: no te pases, podría hacerse mantequilla. Es mejor parar cuando veas que coge cuerpo y coger un poco con una cucharilla para comprobar si está suficiente firme. Si no está muy firme, bate un poco más.
Pon la trufa en una manga pastelera y reserva en el frigo hasta el día siguiente.
También puedes preparar los copitos de chocolate el día anterior, aunque no es obligatorio.
Para ello, usa una cucharilla o un saca bolitas raspando el chocolate de este modo:
Al día siguiente, prepara todos los componentes: merengues en un soporte sobre un trozo de papel de aluminio, trufa, espátula (o cuchillo de hoja ancha) y copos de chocolate.
Pon el primer disco de merengue con la parte plana apoyada en tu soporte (en la foto no sale pero mejor si es sobre un papel de aluminio, veréis por qué luego).
Cubre con crema de trufa (o Chantilly). Aquí me gusta ser generosa y echar un capa de la misma altura que un merengue.
Pon otro merengue encima, con la parte plana hacia arriba.
Pon un poco de trufa en todo el borde y encima. No cubras totalmente, si no te sobrará, es suficiente con eso:
Con la espátula, ve extendiendo la trufa hasta cubrir totalmente.
Ahora, coge el Merveilleux con el papel de aluminio y ve echando copos de chocolate con una cucharilla sobre toda la crema. (El papel de aluminio te ayuda a recoger el copos que van cayendo para volver a echarlos) 
Ve poniéndolos en una bandeja y reserva en el frigo hasta la hora de comer.
Como os indiqué arriba, al cabo de dos hora, al humedecerse los merengues, el Merveilleux se hace aún más ligero y tierno, aunque si preferís el merengue crujiente, ya sabéis, ¡tenéis que coméroslos todos antes!


No me diréis que no se os hace irresistible este corazón cremoso...
Arrr...


Ah, y con estas 5 yemas sobrantes, esta semana os contaré qué preparar, os va a encantar...
;-)

¡Besos a todo y buena semana!



22 comentarios :

  1. Por Dios que rico Aurelié y como siempre el paso a paso de lo mas instructivo. Bstos y buena semana.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Virginia!! Besotes y buena semana igualmente!! :-*

      Eliminar
  2. muero de amorrrr!!! mi hermanita francesa bella!! es MARAVILLOSO!! es que el nombre le va perfecto pero han sido tus manitas las que lo han materializado... ahora quiero un Merveilleux pa miiiI!!! qué bonito revivir recuerdos de la infancia a través de los dulces, me ha encantado el post y que sepas que ya no tengo excusa... a ver cuándo cae... que aquí tu hermanita dominicana es aún más golosa que tú (aunque yo me salte el gym, así estamos)
    muchos besos maravillosos, sis!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jiji! Qué puedo decirte... Yo a veces el gym me lo saltaría, eh, jiji! Pero ir a correr mola, luego te sientes bien, en forma, es guay! Aunque a lo primero escupas los pulmones... :-D
      Sobre el dulce, me alegré taaaanto de que mi horno no estropease mis merengues... Ahora ya no hay excusa, hermanita, te vas a rechupetear los dedos, segurísimoooo!! ;-)
      Un besote, preciosa! Y disfruta de la tarde! MUASSS!

      Eliminar
  3. No soy de merengue pero con este postre haría una total excepción.
    Yo estoy viendo el programa "Qui sera le procharin grand pâtissiere"... y me encanta!!! Todos muy profesionales... y las maravillas que hacen!!!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es lo bueno. Son todos profesionales, por lo que ves unas auténticas maravillas, es genial para pillar ideas!! Yo no puedo verlo aquí pero por Youtube sigo los capítulos y me quedo embobada, jeje!
      Me alegro de que hagas una excepción, hasta te invito a probar la receta, verás como cambias de idea, jeje!
      Un besito, Aisha!!

      Eliminar
  4. Madre mia como has despertado mi glotonería.... !!!! Desde que ví el anuncio del concurso francés y ví que iban a hacer mervelleux, mi mente se trató de imaginar cómo serían esos "maravillosos". Entiendo perfectamente el nombre que ostentan. A mi me parecen una glotonería impresionante!!!! y te digo más, me muero de ganas de hacerlos y no tardaré mucho.
    Excelsos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Biennnn!!! Verás, caerás rendida, ni lo dudo!! Qué golosillas somos, eh! ;-)
      Espero que te gusten tanto como a mí, aunque si te gustan solo la mitad, ya sería mucho, jaja!
      Un besito Mon y buena semana!

      Eliminar
  5. te ha quedado muy rico, y una presentación muy bonita, besos

    ResponderEliminar
  6. Aww Aurélie! Gracias por compartir estos recuerdos tan bonitos con nosotros tus lectores, ¡sin duda esta es una maravilla! Claro que es un postre irresistible, me imagino lo que era para la niña Aurélie, ¡un premio semanal! Creo que tendré muchos candidatos a probar esta delicia! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti!! Ha sido un placer compartirlo... Ahora sólo queda que lo pruebes tú!
      Un besito, Pamela!

      Eliminar
  7. ¡¡Con pralinés rosas lo he visto también!!

    Pero el tuyo es perfecto. Aunque incluso más me ha gustado leer tu recuerdo de esa furgoneta, ¡¡suena tan bonito!!

    Te ha quedado una chulada de postre, y mira, el paso a paso me viene estupendo (eso de cubrir por fuera el postre se me da fatal, y ya he visto más o menos cuánta cantidad y dónde pones la trufa para luego extenderla :D ).

    El corte es una pasada, ¡¡me apunto a este postre!! :P

    Un besito!!!!!
    PD: ¿Helado con las yemas? ¿O nos vas a preparar alguna crema deliciosa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyyy, ya me tienes fichada, eh! :-) Ya verás...

      Sobre el paso a paso, me alegro un montón de que te haya servido, espero que lo pruebes porque seguro seguro que te gusta. Y con adaptación, por que te conozco, jeje!! :-)))
      Lo de la furgoneta, era brutal, tenías que haber olido eso... Estos recuerdos de mi abuela los tengo muy vivos aún, y suelen estar asociados a dulces, jeje!!

      Bueno, espero que pruebes esto, ¿vale?
      Un besito, preciosa!!

      Eliminar
    2. ¡¡Claro que sí, guapa!! Bueno, bueno, igual la primera no te toco nada... Oh sí, ya veremos, jajaja. Incluso se pueden hacer los merengues, y luego tres rellenitos distintos, pistachos, chocolate y praliné, por ejemplo...

      Mmmm, igual sí toco algo eh, un surtido suena estupendo jajajajaja

      Un beso!!!!!!!!!!!

      Eliminar
    3. Ya te digo, para éstos iba a hacerlos de varios sabores pero luego me dio pereza y me faltó tiempo.
      En fin, lo de siempre. Y los clásicos de Chantilly no se quedan atrás, eh, que conste, jeje!
      Un besote grande, guapísima!!

      Eliminar
  8. No conocía esta delicia y me ha encantado, sobre todo por lo recuerdos que te trae que siempre son emocionantes :) Me apunto tu receta para hacerla porque me ha gustado mucho. Por cierto, qué fotos más chulas...un besitoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María José!! *_*
      Y sí, ya ves, esta receta entra por los ojos y entra todavía mejor por la boquita, jeje!!
      Un beso grandeee!!

      Eliminar
  9. Es uno de los mejores postres que te has marcado preciosa!!! Es absolutamente irresistible y ya sabes esos paso a paso me matan de amor!!!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mayte!! Eres un amor!! MUASS!

      Eliminar

No te cortes, ¡comenta cuanto quieras! :-)

Es un placer tener tu opinión y compartir experiencias contigo.
Te contestaré en cuanto pueda.

¡Muchas gracias!