jueves, 22 de noviembre de 2018

Bundt cake de maíz y cheddar con relleno de queso y bacon


Llevo desde el verano sin publicar pero la verdad es que he estado con muchas cosas en mente desde entonces, un cambio muy grande en mi vida, y no he encontrado el momento ni las ganas de publicar hasta ahora.
El caso es que la receta que os traigo hoy es de hace muuuuchos meses.
La tenía guardada, redactada con sus fotos y al final, entre una cosa y otra, no la llegué a publicar...

Pero os alegrará ver que, por una vez, el bundt cake que os traigo es salado, ¡sí!
No es el primer bizcocho salado que publico, pero sí el primero en forma de bundt cake, y salió tan bien que lo tenía que publicar...

Por supuesto, no podía salir de otra manera porque esta receta es de un auténtico fan de los bundt cakes y gran pastelero, que seguramente ya conoceréis, Angelo Taveras, "the bundt cake king".
:-)

Cuando publicó este bundt cake en Instagram, enseguida me llamó la atención y le dije que tenía que probarlo.
Muy amablemente, él me dio la receta y aquí estoy, compartiéndola con vosotros (con su permiso, por supuesto). Le he hecho unas ligeras adaptaciones pero básicamente, es su receta.

Aparte de ser bastante original, la mezcla del maíz, el queso cheddar y el bacon del relleno está buenísima...
Creo que es una opción fantástica para llevar de picnic y comer frío, o a casa de unos amigos, seguro que todos se quedarán sorprendidos y encantados.
También está muy rico templadito, ligeramente recalentado al microondas o al horno, a mí es como más me gustó.

Lo más sorprendente es este relleno cremoso de queso y bacon, le da el punto que le va perfecto con el "pan" de maíz.


No me diréis que no apetece probarlo viendo este relleno...

Para presentarlo, usé este precioso modelo Jubilee de Nordic Ware, porque me recordaba la forma de una mazorca de maíz, pero cualquier molde para bundt cakes os valdría.


Así que espero que os animéis y aprovechéis estos moldes tan bonitos que tenéis.
¡Vamos con la receta!

Ingredientes (para un molde 10 cups):
Para el bizcocho:
190 g de harina de trigo
180 g de harina de maíz
12 g de levadura química (tipo Royal)
3 g de bicarbonato sódico
2 c.café de sal fina
2 pimientas de Cayena secas
85 g de mantequilla
2 huevos (camperos)
450 ml de leche (semidesnatada)
140 g de maíz dulce (1 latita, escurrido)
115 g de queso cheddar rallado

Para el relleno:
225 g de bacon ahumado en tiras finitas
225 g de queso de untar (tipo Philadelphia)
1 huevo (campero)
115 g de queso cheddar rallado

Receta:
Empezamos preparando el relleno.
Tuesta el bacon en una sartén sin nada de grasa, a fuego medio, hasta que quede doradita y aparta en un plato para dejar templar.
En una fuente, con la ayuda de una batidora de varillas, mezcla el queso de untar con el huevo. Añade el queso cheddar rallado y el bacon con una cuchara. Reserva.

Ahora, nos ponemos con la masa de bizcocho.
Primero, pon el horno a precalentar a 180ºC.
Funde la mantequilla al microondas y mezcla con la leche y los huevos.
En una fuente grande, mezcla las harinas, la levadura, el bicarbonato, la sal y la Cayena machacada con los dedos.
Forma un pozo y vierte la mezcla de mantequilla/leche/huevos en el centro. Con una batidora de varillas, ve batiendo desde el centro, incorporando la harina poco a poco hasta integrar perfectamente.
Ahora, con una cuchara, agrega el maíz y el queso cheddar rallado.

Engrasa tu molde con spray desmoldante (o aceite o mantequilla fundida con la ayuda de un pincel) y echa la mitad de la masa en el molde. Es una masa espesa, así que tendrás que echarla a cucharadas e ir aplastando para asegurarte de que no haya huecos y cubra bien el fondo.
Con una cuchara, en el centro de la masa, añade el relleno de crema de queso en forma de círculo, procurando no tocar ningún borde exterior e interior.
Vuelca el resto de masa de bizcocho encima, cubriendo todo.
Una vez más, como es una masa espesa, tendrás que echarla a cucharadas e ir aplastando y alisando.
Hornea durante aproximadamente 1h (comprueba la cocción con el filo de un cuchillo antes de sacar del horno).
Cuando lo saques, ponlo encima de una rejilla y déjalo enfriar unos 15 minutos (más si hace calor), luego desmóldalo sobre la rejilla hasta que se enfríe totalmente.
(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo.)
Cuando esté frío, envuélvelo bien en film hasta la hora de servir.
Se puede comer frío o caliente, aunque a mí me ha gustado más ligeramente recalentado al microondas.
¡Acompañado con aguacate o tomate frito está para morirse!


Espero que os haya gustado y que os animéis.
Intentaré volver a publicar pronto, aunque no os prometo nada...
;-P

¡Muchos besos a tod@s!