sábado, 14 de julio de 2018

Bundt cake tricolor "14 de julio"


Lo prometido es deuda, y ayer cuando publiqué estas preciosas gelatinas "cocardes", os dije que tendría otra sorpresa... ¡Pues aquí la tenéis!
¡Un bundt cake tricolor para celebrar el 14 de julio, día nacional de Francia!

Aunque con estos colores, también podría valer para muchos países, incluido el Reino Unido o los Estados Unidos, la verdad...
Llevo tiempo viendo unas ideas muy monas de bundt cakes de rayas aprovechando las hendiduras del molde Heritage, de Nordic Ware, y teniendo yo éste en formato mediano (6 cups), pensé que el 14 de julio sería la ocasión perfecta para probar un diseño con rayas de colores a modo de bandera.
Y el resultado quedó perfecto, ¿verdad?


Bueno, quedó perfecto pero estuvo a punto de ser un fracaso, con el lío de averiguar cómo formar las rayas sin que se mezclasen los colores, eso sin contar con los problemas que tengo con mi horno, que es muy malo y se apaga cuando sobrecalienta (cosa que ahora, en verano, tiende a pasar a menudo...).

Pero al final, todo salió muy bien y estoy muy contenta con el resultado.
El truco es usar mangas pasteleras, y más que un truco es una necesidad. Os lo digo en serio, os valen bolsas de congelados pero tenéis que tener las tres masas preparadas y en mangas para pasarlas al molde y seguir las hendiduras sin que se mezclen.
Os lo digo con conocimiento de causa, que tuve que parar, recoger la masa y volver a engrasar el molde para empezar de nuevo.
:-)

Pero cuando miro este bizcocho tan bonito, se me olvida todo y sé que mereció la pena...


En cuanto a cantidades, usé un molde de tamaño 6 cups pero no se llenó hasta las 3/4 partes, así que diría que la receta vale para 5 cups, que en este molde da igual porque no se nota el filo.

Aunque tiene tres colores, sólo es de un sabor, porque ya habrían sido demasiadas complicaciones con el poco tiempo que tenía.
Lo aromaticé con limón pero se puede hacer natural o con una cucharadita de extracto del sabor que os guste. En este caso, sólo hay que sustituir la mezcla lima/limón/leche por leche con unas gotas de zumo de limón o vinagre y la cucharadita de extracto que veáis conveniente.
Incluso se me ocurre que podéis echar el aroma junto con el colorante y hacer de cada color un sabor diferente.


Eso sí, quería encontrar la forma de hacer los colores con ingredientes naturales pero se me echaba el tiempo encima, así que opté por colorantes en gel, y ya en otra ocasión os cuento mis experimentos con la "química natural"...


Veréis que la receta sólo lleva parte de paso a paso con fotos, porque el resto son los mismos pasos que siempre, que explico en este post con mi receta básica de bundt cake.

Y con eso y un bizcocho, os cuento cómo se hace este bundt cake maravilloso...

Para un molde 5 cups (1,2 L):
120 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
120 g de azúcar blanco (en este caso no podemos usar moreno porque cambiaría los colores)
2 huevos camperos
210 g de harina corriente
3 g de levadura química (tipo Royal)
3 g de bicarbonato sódico
1 g de sal fina
1 lima y 1 limón (zumo y corteza): entre ralladura y zumo, sacar 50 g y añadir 20 g de leche (se cortará con la acidez)
65 g de yogur natural sin azúcar (1/2 bote)

Para decorar:
6 c.sop. rasas de azúcar glace
el zumo de 1/2 limón (sustituible por agua)
las migas de recorte del "copete" del bizcocho

Es imprescindible usar mangas pasteleras (valen bolsas de congelados) para llenar el molde, se hace imposible con una cuchara, no quedarían bien las rayas de colores.


Receta:
Primero, empieza por preparar todos los ingredientes:

  • Pésalos todos y deja que se atemperen (sobre todo la mantequilla y los huevos).
  • Ralla la cáscara del limón y de la lima y mezcla con sus zumos, y luego con la leche.
  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal.

Ahora, pon el horno a precalentar a 180 ºC, calor arriba y abajo.

En una fuente grande (o el bol de tu robot de cocina), bate la mantequilla cortada en trozos junto con el azúcar a velocidad alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.
Añade los huevos, ligeramente batidos, de uno en uno (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).

Cuando estén incorporados, baja la velocidad de la batidora y añade 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato.
Cuando esté incorporada, agrega el yogur.
Cuando esté incorporado, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato.
Cuando esté incorporada, agrega la mezcla de zumos con leche.
Cuando esté incorporada, añade el resto de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato.

Una vez todo bien integrado, apaga la batidora y pesa la masa.
Divide esta cantidad en tres (a mí me salió justo 675 g, o sea 3 veces 225 g).
Añade en una de las porciones 1/4 de c.café de colorante en gel rojo, lo mismo de colorante azul en otra porción, y deja la tercera sin colorear.
  

Asegúrate de mezclar bien, no queremos manchas de colorante más oscuras en la masa.
Pon cada masa en una manga pastelera.

Ahora, engrasa tu molde con spray desmoldante (o aceite o mantequilla fundida extendiendo con la ayuda de un pincel).
Con esta forma de molde, para que saliera más bonito en tricolor, tuve que intercalar siempre una fila blanca entre rojo y azul, es decir: azul / blanco / rojo / blanco / azul, blanco, etc.
Ojo, tienes que estar preparado y trabajar de forma organizada en este momento porque si no, las masas pueden salirse de las hendiduras cayendo por su propio peso y las filas no quedarían tan bien definidas. No es una cuestión de segundos, porque es una masa espesa, pero recomiendo estar preparado para poder llenar el molde sin agobios.

La idea es ir alternando con las mangas, primero poniendo un "churro" de masa en cada hendidura en el fondo del molde, siguiendo el patrón que os acabo de decir (azul / banco / rojo / blanco...), y luego, seguir haciendo lo mismo, poco a poco, echando más masa encima de cada raya del mismo color, hasta acabar con las masas. Es decir, que tienes que ir cogiendo y soltando las mangas pasteleras, repasando cada línea, subiendo el nivel de masa poco a poco, siempre con el mismo patrón.


Una vez listo, pon un trapo en la encimera y golpea el molde contra ella para repartir bien la masa y evitar que se queden atrapadas burbujas de aire dentro del bizcocho.

Ahora, hornea a 180 ºC durante unos 40 minutos (recomiendo empezar a comprobar a los 30-35 minutos, pinchando el bizcocho hasta el centro con un palillo o un cuchillo).

Al cabo de este tiempo, saca el molde del horno y deja enfriar unos 10 minutos (más si hace calor) sobre una rejilla antes de desmoldar.
Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega de las paredes del molde, está listo para darle la vuelta. En todo caso, verás cómo encoge el bizcocho y se despega él solo del molde.


Desmóldalo sobre la rejilla y déjalo enfriar totalmente antes de decorar...


Cuando ya esté frío, lo más normal es que le haya salido algo de "copete" en la cocción.
Lo que haremos es cortar este copete cuando aún esté sobre la rejilla (pero ya frío), con la ayuda de un cuchillo bien afilado (o un hilo de cortar bizcochos).


Este recorte nos servirá para decorar: sólo hay que coger una pequeña porción de la miga (sin corteza) y deshacerla para formar un polvo tricolor.

A continuación, mezcla el azúcar glace con el zumo de limón (puede que necesites menos del zumo de 1/2 limón, o más, la idea es que quede como una pasta de dientes espesa).


Con la ayuda de una cuchara, vierte esta glasa por las hendiduras del bizcocho y enseguida espolvorea con las migas tricolores.
También puedes utilizar sprinkles de éstas chulas que usan en Estados Unidos pero yo no las encontré y me parecía mucho más sencillo y barato utilizar las migas del mismo bizcocho.

Finalmente, si te apetece, puede añadir banderines o piruletas de colores, o incluso flores, cualquier decoración puede valer.
Yo me divertí haciendo el banderín en un momento, fijándolo sobre un palo de brochetas cortado por la mitad, pero no es para nada necesario, es opcional ¡pero queda muy mono! :-)


A la hora de partirlo, en función de cómo lo cortes, podrán verse los 3 colores o solo dos, pero queda realmente bonito de todas las maneras.



Espero que os haya gustado esta celebración dulce del 14 de julio.
Intentaré publicar pronto las recetas que tengo pendientes, por si os animáis a cocinar en las vacaciones.

Besos a tod@s y... 
Joyeux 14 juillet !