viernes, 24 de agosto de 2018

Bundt cake de moras, arándanos y lavanda


La receta de hoy ha sido una novedad y una prueba que ha resultado deliciosa...
Invitada por Sofía (blog Sobrillas), decidí apuntarme al reto #en_a_mora, que nos anima a publicar recetas con moras hasta finales de agosto.
Por supuesto, como no, mi idea era elaborar un bundt cake de moras, y se me ocurrió que la mezcla con arándanos y lavanda sería ideal.

Pero cuando hago bundt cakes de frutos del bosque o frutos rojos, los suelo echar enteros a la masa, salvo con este bundt cake red velvet de fresa, que se hace con puré de fresa natural.
Así que esta vez decidí cambiar y usar la fruta triturada con la lavanda en la masa.
El resultado ha sido buenísimo, le da mucha jugosidad a la masa, ¡el bizcocho queda tiernísimo!


Además, toma un color morado muy bonito.

Si a esto se le añade una combinación de salsas de chocolate blanco, ¡a mí se me hace irresistible!
La decoración con fruta fresca es opcional, en cambio, las salsas están tan ricas que yo no dejaría de prepararlas. Siempre se pueden servir aparte y quien quiera tomarlas, puede hacerlo a su gusto.

A nosotros nos gustó tanto que lamenté haberlo preparado en un molde mediano (6 tazas), porque ni tuve que repartirlo, ¡nos lo zampamos entre los dos en un abrir y cerrar de ojos!


Espero que esta propuesta le guste a Sofía y a vosotros tanto como a nosotros, y que os animéis a preparar este bizcocho, antes de que desaparezcan las últimas moras en las fruterías.
Si lo preferís, se puede preparar sólo de moras o sólo de arándanos, quedaría igual de rico.

Y si queréis probar otra opción de bundt cake con lavanda, éste de pomelo rosa y lavanda también está de muerte...


De momento, os cuento cómo se elabora esta nueva receta...


Ingredientes (para un molde 6 cups):
Para el bizcocho:
125 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
125 g de azúcar (preferiblemente blanco)
2 huevos camperos
210 g de harina corriente
3 g de levadura química (tipo Royal)
3 g de bicarbonato sódico
1 g de sal fina (1 buena pizca)
125 ml de leche
75 g de nata para montar (35% m.g.)
70 g de puré de moras, arándanos y lavanda*

Para la cobertura:
1 c.café de puré de moras, arándanos y lavanda*
1 c.café de miel
100 g de nata para montar (35% m.g.)
100 g chocolate blanco

*Para el puré de moras, arándanos y lavanda:
1 c.sopera de lavanda comestible
100 g de moras
100 g de arándanos


Receta:
Primero, prepara todos los ingredientes:

  • Pésalos todos y deja que se atemperen (sobre todo la mantequilla y los huevos).
  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal.
  • Prepara el puré de moras, arándanos y lavanda. Para ello, lava la fruta y sécala sobre un trozo de papel absorbente. Tritura junto con la lavanda con la ayuda de la batidora.

Pon el horno a precalentar a 180 ºC, calor arriba y abajo.

En una fuente grande (o el bol de tu robot de cocina), bate la mantequilla cortada en trozos junto con el azúcar a velocidad alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.

Añade los huevos, ligeramente batidos, de uno en uno (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).

Cuando estén incorporados, baja la velocidad y añade 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato.
Cuando esté incorporada, agrega la leche.
Cuando esté incorporada, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato.
Cuando esté incorporada, agrega la nata junto con los 70 g de puré de moras, arándanos y lavanda.
Cuando esté incorporado, añade el resto de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato.

Una vez todo bien integrado, apaga la batidora y comprueba que todo esté bien repartido mezclando un poco a mano con una espátula o cuchara.

Ahora, engrasa tu molde con spray desmoldante (o aceite o mantequilla fundida con la ayuda de un pincel) y vierte masa en el molde hasta las 3/4 partes de su capacidad.
Alisa la superficie con una cuchara si lo ves necesario, para repartir la masa de manera uniforme.
Pon un trapo en la encimera y golpea el molde contra ella para repartir bien la masa y evitar que se cuelen burbujas de aire dentro del bizcocho.

Ondea el molde horizontalmente para que la masa vaya formando una capita en los filos exteriores e interiores para que, al subir en el horno, el bizcocho lo haga de forma más lisa y se quede luego más plano.
Hornea el bizcocho a 180 ºC durante unos 30 minutos (si hicieras el doble de cantidad en un molde más grande, serían 60 minutos).

Mientras tanto, prepara las salsas de cobertura.
Para ello, pon un cazo con un fondo de agua al fuego. Pon encima una fuente (más ancha que el cazo) con el chocolate troceado y la nata para que se vaya fundiendo al baño maría y se forme una ganache. Cuando esté todo fundido, divide en dos, deja una ganache tal cual (de chocolate blanco) y mezcla la otra mitad con la c.café de miel y la c.café de puré de fruta y lavanda para formar una ganache morada con sabor a arándano, mora y lavanda.
Deja enfriar ambas salsas.

Cuando el bizcocho esté frío, tapa con film de forma hermética hasta la hora de servir.


Cuando sirvas, decora por un lado con salsa "blanca" y encima salsa de "frutas" y añade fruta fresca y lavanda a tu gusto. O si no, sirve tal cual y acompaña con las salsas en jarritas y la fruta aparte.




Como véis, queda tierno y esponjoso, ¡con un sabor rico rico!
Espero que os animéis este finde, aunque el calor no anime a encender el horno...

Y si no, siempre podéis publicar otra receta con moras para el reto #en_a_mora ;-)

¡Besos a tod@s y buen finde!