lunes, 16 de octubre de 2017

Chocoflan de calabaza


Cuando vi esta receta en el blog Chicano Eats, enseguida supe que la tenía que probar.
Me pareció tan bonita y perfecta para el otoño, con su toque de calabaza y especias, que me la guardé para prepararla lo antes posible.
Llevaba taaaaanto tiempo queriendo preparar un chocoflan (o pastel invertido o mágico...) que pensé que no pasaba de este otoño, ¡y así ha sido!

Muchos ya conoceréis este tipo de pastel pero para los que no, os cuento de qué va.
La "magia" de estos pasteles es que primero se pone en el molde la masa de bizcocho y encima se vierte la del flan, pero por las densidades, durante la cocción, las masas se invierten y el flan se va hacia el fondo y el bizcocho hacia arriba. De ahí su nombre de "pastel mágico" o "pastel invertido".


No os podéis imaginar la presión que sentía dándole a vuelta en la fuente. Pensaba: "¿habrá funcionado?, ¿se despegará o se romperá quedándose pegado al molde?, ¿se habrán invertido bien las capas?"
¡Qué ilusión me hizo desmoldarlo y ver que había funcionado!

Porque claro, al sacarlo del horno, se ve que la parte superior sí es de bizcocho pero sabía si dentro del flan habría pegotes de bizcocho. Y tras el reposo en frío, me preocupaba que no se desmoldase bien.

Pero no, nada de eso, seguí la receta al pie de la letra y ¡salió todo de fábula!


Así que hoy os traigo esta maravillosa receta, muy otoñal, para que la probéis igual que yo, ¡porque es un éxito asegurado!
Dado que las cantidades están indicadas en medidas americanas, las he tenido que pesar para pasarlas a medidas europeas, que son las que os pongo aquí.

Ingredientes (para un molde 10 cups):
Para el bizcocho:
250 g de harina
20 g de cacao puro
2 c.café de especias (mezcla de canela, nuez moscada, jengibre, clavo, anís, cardamomo y pimienta blanca) (6 g)
1 c.café de bicarbonato (6 g)
1 c.café sal (6 g)
200 g de azúcar moreno (panela, moscavado...)
115 g de mantequilla sin sal
300 g de puré de calabaza*
2 huevos camperos
85 g de buttermilk**
dulce de leche o cajeta

Para el flan:
340 g de leche evaporada
115 h de queso de untar (no light)
400 g de leche condensada
5 huevos camperos
1 c.sopera de extracto de vainilla (10 g)

Para decorar:
nueces pacanas

*Para el puré de calabaza, usa 1/2 calabaza butternut, pélala y quítale las pipas. Córtala a daditos y pon unos 450-500 g en un bol. Cúbrelo con una campana o film perforado especial para microondas y cuece 10-12 min a máxima potencia. Machaca con un tenedor o tritura con la batidora y deja enfriar.

**Si no encuentras buttermilk, vierte 5 g de zumo de limón en 80 g de leche semidesnatada y deja que se corte.

Para cocer, necesitarás una fuente más grande que tu molde para que éste quepa dentro y poder cocer el chocoflan al baño maría.

Receta:
Primero, prepara todos los ingredientes.
Precalienta el horno a 180 ºC.

Empezaremos por la masa de bizcocho.
Mezcla los ingredientes secos (menos el azúcar) y tamízalos.
En un cazo mediano, funde la mantequilla (funde solamente, no dejes que se dore). Agrega el azúcar moreno, deja a fuego suave un par de minutos, mezclando para que quede homogéneo.
Aparta del fuego y añade el puré de calabaza.
Bate los huevos en un cuenco y añádelos despacio, sin dejar de remover (es importante ir poco a poco para que no cuajen los huevos con el calor).
Añade el buttermilk.
Ahora, agrega esta mezcla poco a poco a los ingredientes secos, con una espátula, con cuidado de mezclar solo lo justo para integrar todo.

Engrasa el molde con spray desmoldante o con mantequilla fundida o aceite de girasol y un pincel.
Pon este molde dentro de la fuente que usarás para el baño maría.
Vierte la masa de bizcocho en el molde.

Ahora, pasemos a la masa del flan.
Con la batidora de vaso o de pie, tritura el queso de untar con la leche evaporada (unos 5-10 segundos, lo justo para mezclar sin meter mucho aire en la masa).
Añade la leche condensada, los huevos y la vainilla y vuelve a batir 20-25 segundos (no más, sólo tiene que quedar homogéneo sin que se formen burbujas de aire).
Vierte con cuidado esta mezcla en el molde sobre la mezcla de bizcocho (puede que te sobre un poco de masa de flan, tienes que dejar como 1 cm de margen en el molde).
Cubre con papel de aluminio engrasado (para que no se pegue el bizcocho al salir a la superficie), dejando el agujero del centro perforado.

Mételo dentro del horno, llena la fuente del baño maría de agua hasta 3/4 de su altura y cierra el horno.
Cuece durante 1 h y media.

Cuando saques el pastel del horno, déjalo enfriar sobre una rejilla hasta que esté templado (de 1 h a 2 h).
Mete en el frigorífico al menos 2 h antes de desmoldar. Si lo dejas más tiempo en frío, cuando lo saques, deja templar unos 15 minutos, te costará menos desmoldarlo.
A la hora de servir, presenta con unas nueces pecanas tostadas encima.


Ahora que lo he probado, he pensado en unas cuantas variantes de esta misma receta que podrían estar genial, así que ya estáis avisados...
:-)

Mirad el corte, es realmente mágico, ¿verdad?