viernes, 22 de diciembre de 2017

Bundt cake de té matcha, coco y naranja


Como os prometí en la última publicación, hoy vengo con un bundt cake navideño, que ya tocaba, pero con un algo especial que seguro que muchos agradeceréis.
Este bizcocho es totalmente vegano y apto para intolerantes al huevo y a la lactosa.
Eso sí, el mérito no es totalmente mío, la receta es adaptada de ésta de I Love Bundt Cakes, pero con algunos cambios para hacerla más navideña.

Muchos ya lo sabéis, yo soy muy de Navidad, de dulces, decoraciones, luces y mesas bien puestas.
No lo puedo remediar, un mes antes ya estoy adornando la casa y contando los días, yo soy así...
Este año, ya que íbamos a comer a casa de unos amigos y que quería llevar algún postre y que no podía llevar huevo, pensé en llevar un bundt cake adaptado, pero con un toque más navideño.

Para ello, por supuesto, quería usar mi precioso molde Pine Forest de Nordic Ware.
Quería que fuese de color verde y, a diferencia de este bundt cake de menta y frambuesas, que hice con colorante verde, pensé que podría utilizar té matcha para colorear la masa y crear abetos de un color verde natural.
El resultado ha sido muy satisfactorio, se mantuvo el color verde y tenía un sabor muy rico a té verde.


Luego, la combinación más adecuada que me vino a la mente fue con coco y naranja, dos sabores muy navideños también, así que ya estaba decidido, iba a prepararlo así.

Para darle algo más de gracia, lleva también daditos de naranja confitada, que hice casera en un plis plas, pero que podéis comprar hecha.
En este caso, si están secos, os recomiendo dejarlos en remojo un par de horas en un poco de agua, vino o licor de vuestra elección.

Y finalmente, para decorar y dar un aspecto nevado, un glaseado de naranja con coco, perfecto para dar el toque final al bizcocho.


El sabor final es muy equilibrado, se notan perfectamente los tres sabores: té matcha, coco y naranja, pero si os preocupa que sepa demasiado a té matcha, se puede sustituir una parte del té por otro tanto de harina sin problema.

Os cuento cómo se hace...

Ingredientes (para un molde 10 cups):
Para el bizcocho:
60 g de aceite de oliva
225 g de azúcar rubio (o blanco)
180 ml de vino blanco (o zumo de naranja)
400 g de leche de coco (1 lata)
370 g de harina corriente
40 g de té matcha
5 g de levadura química (tipo Royal)
5 g de bicarbonato sódico
2 g de sal fina
la cáscara de 1 naranja confitada*

Para decorar:
50 g de coco rallado
10 c.café de azúcar glace + el zumo de una rodaja gruesa de naranja

*Para la naranja confitada:
la cascara de 1 naranja grande
1 c.sopera de azúcar por c.sopera de naranja (en mi caso, 4 c.soperas de naranja / 4 c.soperas de azúcar)

Receta:
Primero, prepara la naranja confitada.
Para ello, limpia bien la naranja, sécala y pélala al vivo.
Trocea a daditos los trozos de cascara.
Ponlos en una cazuelita, cubre con agua (sólo cubrir) y pon a hervir. Deja que hierva un par de minutos y escurre. Repite este paso 4 veces.
A la 5ª vez, haz lo mismo pero añade el azúcar. Pon a hervir y cuando hierva, baja el fuego y deja que vaya confitando a fuego lento. La naranja tiene que cocerse y absorber el jugo. Cuando apenas quede líquido, apaga el fuego y extiende los daditos en papel de horno.
Reserva.

Ahora, ponte con el bizcocho.
Precalienta el horno a 180ºC y prepara todos los ingredientes:

  • Pesa todo.
  • Tamiza la harina junto con el té matcha, el bicarbonato, la levadura y la sal.


En una fuente grande, con una batidora de varillas, bate el aceite con la leche de coco, el vino blanco y el azúcar hasta integrar perfectamente.
Añade la mezcla de harina/té matcha/ levaduras/sal y bate lo justo para mezclar (no hay que batir demasiado para que no entre mucho aire en la masa.
Agrega los dados de naranja confitada y mezcla con la ayuda de una espátula de silicona para repartirlos por la masa.

Engrasa tu molde para bundt cakes con spray desmoldante (o un poco de aceite de girasol o de oliva suave, o mantequilla fundida y extiende bien  con la ayuda de un pincel para cubrir cada huequecito).
Vierte la masa en el molde.
(Técnica para bundt cakes: verter la masa en el mismo lado del molde, dejar que busque ella su sitio en las hendiduras, poner un trapo en la encimera y golpear el molde varias veces seguidas contra la encimera para repartirla mejor y evitar que se cuelen burbujas de aire).

Alisa la masa en la superficie con una cuchara o espátula.
Ondea ligeramente el molde horizontalmente para que la masa vaya formando una capita fina en los filos exteriores e interiores para que, al subir en el horno, el bizcocho lo haga de forma más lisa y se quede luego más plano al darle la vuelta.

Hornea durante unos 60 minutos a 180 ºC.
Cuando lo saques, ponlo encima de una rejilla y déjalo enfriar unos 15 minutos (más si hace calor), luego desmóldalo sobre la rejilla hasta que se enfríe totalmente.
(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo.)

Cuando esté frío, ponle la cobertura.
Para la glasa, mezcla el azúcar glace con el zumo de naranja hasta que quede liso y sin grumos.
Vierte sobre el bizcocho y decora con coco rallado por encima y por el filito para dar un aspecto nevado.


Cuando se haya secado la glasa, cubre con film o conserva en una caja bien hermética hasta la hora de servir.
Como siempre, está más rico a las 24 y 48h.

En el fondo podéis ver la vitrinita que monté este año para Navidad, ¡me encanta!
¿No os parece monísimo el coche con el abeto en el techo?
*_*


Espero que os haya gustado y que, esta Navidad, los veganos puedan disfrutar de su bundt cake navideño ¡sin que los demás les den envidia!

¡Os deseo una feliz Navidad!
¡Besos a tod@s!