jueves, 19 de enero de 2017

Pot-au-feu


No hace falta que lo diga pero ¡¡¡qué fríiiiooooo!!!
Esta ola siberiana está pegando muy fuerte y yo me llevo el mayor tiempo posible en casa, bien abrigadita.
Para calentarme, vivo a base de infusiones y cremitas de verduras, y por supuesto, platos de cuchara que me calientan hasta los huesos.
:-)

El plato que os traigo hoy es uno de ellos, un rico caldo de carne y verduras, que tiene muchísimas declinaciones y variantes.
El "pot-au-feu" es EL típico plato de invierno en Francia, que suele hacerse con todos los alimentos en crudo, como mi caldo de carne, pero esta versión va con los alimentos previamente rehogados.
Este paso permite caramelizarlos antes y aportar más sabor y color al caldo, dando un resultado buenísimo, os lo aseguro.

Además, recuerdo que este plato era plato de domingo en mi casa, y todos disfrutábamos mucho cuando lo preparaba mi padre.
Lo servían un poco como el cocido, primero el caldo y luego las verduras y la carne troceada en una tabla. También echaban tuétano a la olla y comíamos la médula untada en un trozo de pan, con sal y pimienta, ¡manjar de Dioses!
Mis padres y mi abuela solían echar una cucharada de Bovril al caldo, cosa que me parecía asquerosa (nunca me ha gustado el Bovril), pero al caramelizar los ingredientes antes y añadir un trozo de panceta ahumada (bacon), no es para nada necesario echarle Bovril, el caldo es mucho más sabroso y oscuro.


El pot-au-feu es de lo más fácil de preparar, sólo requiere tiempo, para hacerse a fuego lento y liberar todos sus aromas.
Os garantizo que cualquiera que entre en casa y huela a este pot-au-feu querrá sentarse a la mesa y levantar la cuchara.

Es ideal para luchar contra el frío y es muy completo, sano y nutritivo, ¡lo tiene todo!
Así que nada de pasar frío, hacedme caso y probad este plato, pasará a vuestros clásicos de invierno, ¡prometido!


Ingredientes (4 personas):
250 g de falda o aguja de ternera (en un solo trozo)
250 g de morcillo/jarrete de ternera  (en un solo trozo)
200 g de bacon ahumado (1 loncha gruesa)
4 zanahorias
2 patatas
1 nabo grande o 2 pequeños
2 puerros (la parte blanca)
1 cebolla
1 trozo de col (repollo)
1 trozo de rama de apio
2 hojas de laurel
1 c.café de tomillo seco
sal y pimienta
agua

Receta:
Primero, prepara la verdura:
  1. Pela y trocea la cebolla.
  2. Corta el puerro a rodajitas, lávalo bien en varios baños de agua fría y escúrrelo.
  3. Lava el trozo de repollo y trocéalo en taquitos.
  4. Lava el apio.
  5. Pela las zanahorias y si son grandes, pártelas en 2 o 4 a lo largo.
  6. Pela el nabo y pártelo en 4 a lo largo.

Prepara las carnes:
  1. Lava los trozos de carne en agua fría, no les quites la grasa.
  2. Trocea el bacon en tacos grandes.

Ahora, en una olla grande (preferiblemente de barro o de hierro fundido), pon los tacos de bacon a fuego medio.
Cuando empiecen a soltar grasa, añade la cebolla y el puerro picados, con una pizca generosa de sal.
Rehoga un par de minutos y agrega el repollo troceado y el apio.
Remueve un poco.
Añade las carnes, las zanahorias y el nabo y cubre con agua hasta casi llenar la olla.
Pela las patatas, trocéalas en 4 a lo largo y échalas a la olla.
Salpimienta, condimenta con el laurel y el tomillo, y deja cocer a fuego medio/bajo (tiene que burbujear suavemente) durante hora y media.
En olla exprés, serían 45-50 minutos.
Al cabo de este tiempo, ya está listo para tomar pero si lo dejas reposar y lo comes recalentado, ¡está aún mejor!

Yo no sigo la tradición familiar y prefiero comer el caldo junto con la verdura y servir la carne aparte.


Lo normal es que sobre, así que cuelo el caldo y lo congelo para otros platos.

Con la verdura y la carne sobrante, suelo hacer dos cosas. O bien hago una crema de verduras y ensalada de carne ("carnecita") o bien troceo verduras y carne y las hago gratinadas al horno junto con bechamel con queso (capa de verduras + carne / capa de bechamel con queso / capa de verduras + carne / capa de bechamel con queso / queso rallado).

Espero que os haya gustado y que os animéis a probarlo, ahora que el frío invita a comer platos de cuchara...
¡Que os aproveche!