jueves, 2 de agosto de 2012

Natillas de café


Cuando tienes poco tiempo pero muchas ganas de un postre casero, aunque no te lo creas, ¡tienes muchas opciones!
Que tardes más o menos, hay miles de postres caseros que te quitan del apuro en un abrir y cerrar de ojos, ¡sí, sí!

Ahora, cada uno tiene una visión muy subjetiva de lo que es "un pis-pás", las cosas como son...
O será que ya con la práctica, terminas haciendo las cosas en mucho menos tiempo, eso también.
En fin, que más rápido que lavar una fruta y comértela, nada, ¡jaja!

Pero bueno, sí es verdad que hay cosas que no son para tanto y que la gente compra ya hecha cuando, tanto el sabor como el precio o el tiempo que tardas en prepararlo, te compensan.
Y eso es el caso de las natillas...

Cuando leí esta entrada de nuestra maravillosa Ana y su Corazón de almibar, opiné lo mismo, y eso que nunca había preparado natillas.
Pero como ella decía que era muy fácil y rápido, pensé "¿Y por qué no? Voy a probar...".
Bueno, bueno, bueno... ¿por qué habré querido comprobarlo?

Ya os digo, ¡mortal!

Es VERDAD, ¡son facilísimas de hacer!
Ya está, nunca más compraré natillas, ¡jamás!

Nuestra querida Ana nos da su receta "base" de las natillas y es la que sigo siempre que la preparo, sean del sabor que sean.
Esta receta os da mucho juego y es imposible que os salga mal.

Y hoy las que os traigo son de café (de café del bueno, eh, del de La Mexicana, y expresso, no de polvitos, ¡jeje!).
Sí, porque no me gusta el café soluble. Trae de todo menos café y además, tampoco sabe a café, así que ¿para qué?

En esta ocasión, adapté la cantidad de leche conforme a la cantidad de café que cupo en el vasito que preparé, así que os doy mis cantidades, a ver qué os parece...

Ingredientes (4 raciones u 8 mini vasitos):
350 ml de leche (puede ser de soja perfectamente)
150 ml de café (un vasito de yogur de cristal lleno hasta el borde, usé descafeinado)
120 g de azúcar
2 huevos L
40 g de Maizena
Receta:
Primero, prepara los vasitos, cuencos, platos, etc. en los que vayas a servir las natillas.
Ahora, mezcla el café con la leche.
En un cazo, vierte la mitad del café con leche, agrega el azúcar y pon a calentar. Remueve de cuando en cuando hasta que rompa a hervir. 
Mientras tanto, bate los huevos.
Bate junto con el resto de café con leche. 
Agrega la Maizena poco a poco mezclando con la varilla para que no se formen grumos.

Vuelca en el cazo con el café con la leche caliente y deja en el fuego sin dejar de remover. 
Sigue batiendo con la varilla hasta que adquiera la consistencia que desees.
Mi truco: cuando vierto la mezcla de huevos en el cazo de café con leche, subo el fuego (a medio-alto) sin dejar de remover y cuando empiezo a notar resistencia, bajo el fuego y sigo removiendo hasta que tenga la consistencia que yo quiera.
Pasa a los vasos/cuencos/platos en los que los vayas a servir y deja enfriar.

Tibia o fría, una natilla sabrosa, con unas galletas, un librito, para merendar tranquila, ¿se puede pedir más?
(Aparte de un masaje en la nuca, una casa con terraza, un poco de sol con una brisita fresca, vistas al mar... Ayyy, ¿falta mucho para las vacaciones? :-) )


¡¡Un besote a los currantes del verano!!


22 comentarios :

  1. Que ricas ,nunca las hice de café,las suelo hacer de vainilla con galleta ,a mis nietos les encantan.besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que si las haces de café descafeinado, las pueden comer los niños. Mi sobrino es fan de las natillas de café, es tan mono... :-)
      Besos!!

      Eliminar
  2. Siempre pienso que hago menos natillas de lo que tendría que hacer. Es un postre sencillo y delicioso. Y se pueden hacer de mil sabores. Te han quedado estupendas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo igual, a ver si nos ponemos las pilas!! ;-)

      Eliminar
  3. mmmmmmmmmmmmmmmmmmm.... que buena pinta, porque me quedan pocos días antes de irme a Londres que sino las hacía hoy mismo, eso si, en cuanto llegue a Londres me pongo a ello...me ha picado la gusa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, muy bien! Con la fresquita allí, mejor aún! :-) Besos, Clara!

      Eliminar
  4. Unas natillas nunca se desprecian y más si son como estas de café....un vicio!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no duraron nada, las comimos de 2 en 2, jajaaa! Besos!

      Eliminar
  5. Que buenas!!! De estas tomo nota porque van en descafeinado.......... y claro de dos en dos!!! como en el anuncio, jjjjjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaaaa!! Ya te digo, operación flotadores... :-)

      Eliminar
  6. OMG! Esto debe de ser pecado, ¿no? Creo que te las voy a copiar para la cena que organizo el sábado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pecado mortal, jaja!! Ya me contarás, guapi! ;-)

      Eliminar
  7. Ánimo Aurélie, que seguro que te queda poco para vacacionear!!! lo importante es estar tranquilos y sanos...
    Voy a preparar cualquier tarde de estas tus natillas para poder disfrutarlas yo también.Ya veo que son rápidas y fáciles y con una textura fabulosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, y me dices qué te han parecido! Ya falta menos, la cuesta se hace larga, jaja!!
      Besotes, Mary!

      Eliminar
  8. Fáciles y estupendas, lo que más me gusta es la textura, que seguro para rellenar algún pastel igual va muy bien, todo es probar. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, si es la que uso como flan para mi tarta de manzana!
      Es estupenda!
      Besitos!

      Eliminar
  9. Hola amiga, unas natillas muy ricas. Te espero en mi blog. Un saludo de sole

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayan gustado, un abazo!

      Eliminar
  10. Yo nunca tomo café, pero en postres me encanta soy más rara que un perro verde;)
    Le van a chiflar a mi marido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, pues yo que tengo la Nespresso en la ofi, ni te cuento...
      Ya me contarás que tal, besotes!

      Eliminar
  11. Qué buena pinta ! Lo pruebo seguro ! Pero de descafeinado porque como lleguen mis sobrinos a probarlo de café normal, me desmontan la casa de arriba a abajo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaaa! Sí, e incluso para mí, que mejor descafeinado, que con los años, una aguanta cada vez menos, jeje! Un abrazo!

      Eliminar

No te cortes, ¡comenta cuanto quieras! :-)

Es un placer tener tu opinión y compartir experiencias contigo.
Te contestaré en cuanto pueda.

¡Muchas gracias!