viernes, 13 de diciembre de 2013

Tronco de Navidad de castañas y almendras


Hoy seguimos con nuestra serie de recetas navideñas y publicamos un clásico navideño en Francia, el Tronco de Navidad.
La "bûche" es un pastel alargado que representa un trozo de leña, muy propio para calentar las frías noches del invierno.
El sabor más típico originalmente era de castaña, pero se ha ido perdiendo con el tiempo a favor de sabores y texturas más intensos o ligeros: chocolate, frutos rojos, mousse con crocanti, helado...
Por pura tradición, se sigue manteniendo la forma de tronco, aunque cada vez se opta más por otro tipo de postres en la cena de Nochebuena o el día de Navidad.

Pero bueno, ya sabéis que ya estoy yo para mantener las tradiciones...
:-)

Mi versión de este dulce es muy fácil y sencilla, sin complicaciones, porque bastante tenemos en Navidad como para complicarnos la vida, ¿ah que sí?
Y para darle este aspecto de tronco con corteza de verdad, os voy a desvelar un truquito facilísimo que queda fenomenal, porque no me diréis que así a primera vista no parece un tronco, ¿verdad?

Pues más abajo sabréis cómo se consigue... :-P

Es recomendable, para no decir imprescindible prepararlo 24 a 48 h antes de servirlo, por lo que es ideal para estas fiestas.

Para el relleno, he usado una deliciosa mermelada de castañas, que podéis encontrar en la maravillosa tienda de Paloma, Planeta Colometa, ya sea en Tres Cantos o en Internet en esta dirección.

Hace unas semanas, quedamos varias blogueras para ir a hacerle una visita en su nueva tienda (porque se ha mudado), y aprovisionarnos con todo tipo de productos, ya que tiene muy buenos productos.

Foto de Olga (Cocina con Kisa)
 Si no la conocéis, os recomiendo una visita in situ o en su tienda online porque realmente merece la pena...


Tiene todo tipo de productos, productos originales, delicatessen o productos más conocidos, pero todos de una calidad extrema y a unos precios muy razonables.
Nosotros hicimos un cargamento bueno, incluso para regalar en Navidad, y una vez más, volvimos encantados con los productos.

Ella y su marido nos atendieron maravillosamente, con una sonrisa y una amabilidad increíble, nos ayudaron a elegir los productos que más nos convenían. Ellos te aconsejan, te proponen recetas, maridajes con vinos o cervezas artesanas... En fin, este tipo de atención no tiene precio.
Y es que además, son productos originales, que difícilmente encontraréis en otro sitio, pero a precios muy asequibles.


Ya os digo, no dudéis en ir a ver la tienda online para haceros una idea, ya veréis qué cosas más diversas y deliciosas ofrecen...

Y ahora que os he presentado dónde encontrar el relleno, ¡vamos con la receta!


Ingredientes:
Para el bizcocho:
4 huevos L
1 pizca de sal fina
80 g de azúcar moreno
70 g de almendras molidas
30 g de harina
1 cc de cacao

Para el relleno y la cobertura:

1 tarro de mermelada de castañas (345 g)
3 marrons glacés

Receta:
Precalienta el horno a 200 ºC.
Primero, prepara el bizcocho según este método (paso a paso que ya publiqué).

En una bandeja de horno, esparce un poco de aceite de girasol o mantequilla fundida con un pincel. De este modo, no se moverá el papel de horno.
Extiende el papel de horno encima.

Separa las claras y las yemas de 3 de los 4 huevos. De momento, el 4º huevo no hace falta.
Monta las claras a punto de nieve con una pizca de sal y resérvalas en el frigo.
En las 3 yemas separadas, vuelca el azúcar.
Mezcla hasta que la mezcla blanquee y se haga espumosa.
Entonces agrega el 4º huevo.
Añade poco a poco la harina tamizada y las almendras molidas, la mezcla tiene que quedar homogénea.
Ve integrando las claras a punto de nieve en 2 o 3 veces: tienes que echar un poco e ir mezclando con la varilla de mano en movimientos envolventes.

Ahora, vamos a darle el aspecto de corteza de tronco a la plancha de bizcocho.
Con la ayuda de un colador fino en el que habrás puesto el cacao, esparce unas "manchitas" de cacao sobre el papel de horno (que está pegado a tu bandeja con aceite). 
Vuelca la mezcla de la plancha de bizcocho en la bandeja de horno, encima del papel de horno "manchado" con cacao.
Extiende con una espátula la mezcla con cuidado para que cubra bien la bandeja entera.
Hornea entre 10 y 15 minutos: cuando esté dorado, está listo.

Mientras cuece, humedece un trapo de cocina limpio y extiéndelo sobre la encima.
Saca el bizcocho del horno y vuélcalo inmediatamente sobre el trapo limpio (con la cara de arriba bocabajo sobre el trapo húmedo y el papel de horno hacia arriba). No quites el papel de horno.
Deja que enfríe unos 15-20 minutos.

Ahora, prepara el bote de mermelada de castañas y pica los marrons glacés en trozos gruesos.
Extiende la mermelada en toda la superficie del bizcocho, dejando en uno de los lados largos un centímetro o dos sin cubrir.
En el largo opuesto a esta franja sin cubrir, reparte los trocitos de marrons glacés.
Con la ayuda del papel de horno, ve enrollando el bizcocho empezando por el lado de los marrons glacés y despegando poco a poco el papel de horno con delicadeza.
Veréis cómo se van dibujando las vetas de cacao dándole este aspecto de corteza.

Este tronco tiene que reposar 24 o 48 h en el frigo, tapado con film o papel de aluminio, antes de consumirlo. Es muy importante respetar este plazo porque, al no lleva almíbar, tiene que humedecerse impregnándose de la mermelada de castañas.


También es ideal tener que dejarlo reposar este tiempo dado que no permite tener el día D más desahogado para las preparaciones de las Fiestas.

Aquí en esta foto, estaba recién hecho y no se ve tan esponjoso y húmedo pero veréis, al día siguiente, está mucho más esponjoso.

En esta ocasión, le corté los extremos para que cupiera en la fuente pero no es obligatorio, cortadlo si queréis unas extremidades más "limpias", como prefiráis, yo no suelo hacerlo.


Espero que os animéis, es tan fácil que no os costará nada probarlo.

Y con este delicioso dulce, ¡os deseo un precioso fin de semana!



10 comentarios :

  1. Te quedó bárbaro, super apetecible y muy elegante. El postre ideal para una noche especial esperando a Papá Noel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Mary!!! Un besote!!!

      Eliminar
  2. Esta bien el respeto a las tradiciones, y sino no hay más que ver este tronco de Navidad. Me ha parecido muy sencillo a la vez que elegante.
    La recomendación que nos haces seguro que es estupenda, así que me pasare por su web a cotillear. Aunque estoy de acuerdo contigo que siempre es mejor que dejarte aconsejar y sugerir, y de esta forma, charlando es como surgen nuevas ideas. Sólo tiene un peligro, que te pueden apetecer demasiadas cosas.
    Por cierto, se os ve muy guapas a todas, menudo equipo bloguero.
    Besos y saludos dulces desde Cakes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Agurtzane!! Haces muy bien, pásate por su Web, verás qué de cosas ricas...
      Ya te digo, es una tentación pero es que está todo buenísimo!! Estuvimos allí un par de horas o tres y nosotros volvimos a casa con dos bolsas llenas y dos cajas de vinos y cervezas... :-)))
      El equipo bloguero es una pasada, una pena que no hayan podido coincidir más personas. Pero bueno, estuvimos muy a gusto así en petit comité. ;-)
      Un besito, ¡que tengas buen finde!!

      Eliminar
  3. Bonita, esto te ha quedado de vicio, ese relleno hace soñar, y el enrollado es perfecto!!!

    Me encanta, pero es que de ti todo me conquista.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Oh, mil gracias, preciosa!!
    Un besazo y un abrazo enorme para ti también, mi Mayte!

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado absolutamente perfecto! Felicidades. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Linda! Pues has visto que es muy sencillo, ya sabes... ;-)
      Un besote!

      Eliminar
  6. Aunque me parece un sabor ideal para los troncos, y así lo hice yo el año pasado, ¡¡nunca había pensado que era el sabor más típico!! Como casi todos los que venden son de chocolate, no se me había pasado por la cabeza que no fuera el original desde el principio de los principios :P

    Qué chulo el truquito para que quede efecto tronco, ¡¡yo no lo consigo con la cobertura, quizás así sí!! Bueno, sí seguro que no, pero un pelín mejor... :P

    Bueno, eso sí, el otro día te dije que yo lo había hecho también así, pero nuestros troncos de castañas son muy distintos, en presencia (y el tuyo más bonito, of course) y en el uso de las castañas.

    Un beso!!
    PD: El otro día te iba a preugntar y justo se me olvidó, tú que vas de mercadeo, ¿has comprado/encontrado alguna vez harina de castañas en estos lares?
    PPD: Lo encontré una vez en Carrefour, y cuando he querido ir a por ello... ¡ya no han vuelto a tener!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Paulita, la castaña es la más típica! ;-)
      ¿Has visto qué chulo el truco? Pues eso, a ver si lo pruebas y me dices...
      La harina de castañas nunca la he visto en el mercado, no sé dónde se puede encontrar. Me suena haber leído en unos blogs que la encargan en Internet. EN todo caso, si la veo, te aviso. ;-)
      Un besote, preciosa!!

      Eliminar

No te cortes, ¡comenta cuanto quieras! :-)

Es un placer tener tu opinión y compartir experiencias contigo.
Te contestaré en cuanto pueda.

¡Muchas gracias!