lunes, 28 de julio de 2014

Bundt cake de chocolate y lavanda


Aunque ya os avisé de que estaría un tiempo sin publicar mucho, estoy intentando retomar el ritmo poco a poco, sin agobios, aprovechando la calma del verano.
Hoy toca dulce, y no cualquier dulce, ¡un delicioso bundt cake!

Cuando compré este precioso molde de Nordic Ware, enseguida pensé que tenía que estrenarlo con un bundt cake de flores.
En cuanto lo vi me enamoré... ¿Es muy bonito, verdad?


Al empezar el verano, no lo había estrenado todavía, por eso de no encender el horno con el calor.
Pero como horneo pan cada fin de semana, pensé que podía aprovechar la ocasión y preparar un bizcocho.

Me acordé de la mezcla de chocolate negro y lavanda, que me parece realmente acertada, y con esta receta se confirma, mi opinión sigue siendo la misma: ¡muy acertada!

Se distinguen ambos sabores sin ser demasiado fuertes ninguno de los dos.

Hoy también ha sido día de estreno de mi precioso cake stand que me regaló mi chico hace unos meses en Oporto.
Este color turquesa me encanta y no pude resistirme el verlo en el escaparate... :-)
¿No es ideal?


Si la lavanda no os convence, se puede hacer sin ella sin problema, se omite y tenéis un bundt cake de chocolate negro intenso, igual de rico.

Como veis, la miga es la típica de este tipo de bizcochos, densa y prieta:


Espero que os guste tanto como a mí esta receta.
Ya tengo en mente otras recetas con flores para este molde muy chulo, ya las iréis viendo, ¡os van a encantar!

De momento, vamos con la receta de hoy.

Ingredientes:
200 g de mantequilla a temperatura ambiente
300 g de azúcar
4 huevos L
5 gotas de extracto de almendras (opcional)
340 g de harina
60 g de cacao puro
1/2 cc de levadura química en polvo
1 pizca de sal
1 cs de lavanda
125 ml de leche
125  ml de yogur griego

Para la cobertura:
80 g de chocolate negro para postres
40-50 g de leche
lavanda

Receta:
Precalienta el horno a 180 ºC.
Prepara el molde pintándolo con aceite de girasol.
En un bol, tamiza la harina, la levadura y el cacao.
En un cuenco, mezcla el yogur con la leche.
En un mortero, machaca la cucharada de lavanda con la pizca de sal.
Con la batidora de varillas, bate la mantequilla cortada a dados con el azúcar entre 3 y 5 minutos hasta conseguir una mezcla homogénea y cremosa.
Agrega los huevos de uno en uno, mezclando bien entre cada adición para incorporar perfectamente.
Añade el extracto de almendras y mezcla.
Ahora, añade 1/3ª parte de la mezcla de harina, cacao y levadura, junto con la lavanda machacada y mezcla bien para incorporar perfectamente.
Vierte la mitad de la mezcla de leche y yogur y mezcla bien para incorporar perfectamente.
Añade otro tercio de la mezcla de harina, cacao y levadura, y mezcla.
Sigue con el resto de leche y yogur, mezcla.
Termina con el resto de harina y cacao y mezcla bien para incorporar perfectamente.

Vierte la masa en el molde (por el mismo lado, dejando que sea la masa la que vaya buscando su sitio), dale unos golpes sobre un trapo en la encimera para repartir la masa y quitar las posibles burbujas de aire.
Hornea sobre una rejilla (mejor que la placa) durante 50 minutos (pincha con un palillo para comprobar la cocción).
Al sacarlo del horno, déjalo en el molde unos 12-15 minutos.
Entonces, desmolda con cuidado sobre una rejilla y deja enfriar completamente.
Cuando esté frío, envuélvelo en film y déjalo reposar unos 24 h.

A la hora de servir, prepara la cobertura calentando a fuego suave el chocolate con la leche (si lo ves espeso con 40 g de leche, añade 10 g más hasta que tenga la textura adecuada).
Extiende sobre el bizcocho y esparce un poco de lavanda encima.

Como todos los bundt cakes, a partir de las 24h, se intensifica su sabor, cada día más, por lo que recomiendo tener paciencia... ;-)






¡Buena semana a tod@s!