lunes, 27 de octubre de 2014

Bundt cake de chocolate, peras y confitura de castañas - #ELR3TO


Ya llegó el otoño y nuestra cita estacional: ¡#elr3to de otoño!!

Una vez más, para este desafío que nos hemos puesto, hemos elegido ingredientes de temporada, muy otoñales: peras, castañas y chocolate.
Un mezcla prometedora, ¿verdad?


EL notición de esta temporada es que nuestro trío se convierte en cuarteto.
Sí, sí, habéis leído bien. :-)
Rosi, Paula y yo acogemos a una nueva participante, bloguera y amiga: la dulce Marga.
¡Bienvenida, cielo!

Cuando planteamos los ingredientes en agosto, estuve valorando la posibilidad de elegir una receta salada pero luego, pensé que mejor optaba por algo que me da siempre excelentes resultados: un buen bundt cake.
Y creo que ha sido un acierto, ¿no os parece?

No es ningún misterio, todos sabemos que la pera y el chocolate son ingredientes complementarios, y en esta receta, este maridaje se confirma.
Reconozco que no se nota mucho la castaña, de hecho, creo que se podría omitir o sustituir por, digamos... ¿Nutella???
:-)

He probado conservar el bizcocho en el frigo y os puedo asegurar que, curiosamente, gana en textura.
No suele ser así con los bundt cakes, ya que en el frigo se humedecen y se ponen gomosos, motivo por el cual siempre os recomiendo conservarlos envueltos en film a temperatura ambiente.
En este caso, el bizcocho ya es húmedo por la pera y el frío intensifica el sabor del cacao, así que podéis meterlo sin miedo.

Estaba deseando estrenar mi precioso molde Nordic Ware y estoy encantada con él, el dibujo es increíble y el desmoldado tan perfecto como siempre.


¿Queréis un trocito como éste?

Pues vamos con la receta...


Ingredientes:
250 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
200 g de azúcar blanco
4 huevos
300 g de harina de repostería
75 g de cacao puro
5 g de levadura química
5 g de bicarbonato
2 g de sal fina
160 g de confitura de castañas (por ejemplo, ésta)
250 g de yogur griego sin azúcar
115 g de leche
2 peras Conferencia normales (no pequeñas)
un poco de harina

Receta:
Primero, prepara los ingredientes.
Mezcla el yogur con la leche y la confitura de castañas.
Tamiza la harina con el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal (no te saltes este paso, ayuda a mezclar bien los ingredientes secos, repartir las levaduras y eliminar los grumos, es muy importante).
Pela las peras, quítales el troncho y córtalas en dados. Pásalos por un poco de harina (para que no caigan en el fondo del molde). 
Precalienta el horno a 170 ºC.
Unta el molde con aceite de girasol (o de oliva o mantequilla fundida) con la ayuda de un pincel.

Con la batidora a velocidad alta, bate el azúcar con la mantequilla en trozos durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.
Agrega los huevos de uno en uno (no pongas el siguiente hasta que se haya integrado el anterior).
Baja la velocidad de la batidora y añade 1/3 parte de la mezcla de harina/cacao/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega la mitad de la mezcla de yogur/leche/castaña.
Cuando esté incorporada, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/cacao/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega el resto de la mezcla de yogur/leche/castaña.
Cuando esté incorporada, añade el resto de la mezcla de harina/cacao/levadura/bicarbonato/sal.
Una vez todo bien integrado, vuelca los trozos de pera y mezcla con una cuchara para repartirlos, en movimientos envolventes.
Ahora, vierte la masa en el molde.
(Técnica bundt cakes: verter solo por un lado y dejar que sea la masa la que busca su sitio. Poner un trapo en la encimera y golpear el molde contra la encimera para repartir la masa y evitar que se cuelen burbujas de aire).
Hornea durante unos 60 minutos a 170 ºC, mejor en la rejilla que el la placa del horno.
Cuando lo saques, espera unos 15 minutos (más si hace calor) y desmóldalo sobre una rejilla hasta que se enfríe totalmente.
(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo.) 
 Deja enfriar totalmente sobre la rejilla.
Conforme van pasando los días, notaréis que mejora el sabor del bizcocho, ya que el bundt cake gana en aroma y textura según van pasando los días.
Os recomiendo dejarlo enfriar totalmente y cubrirlo con film para dejarlo entre 24 y 48h a temperatura ambiente antes de consumirlo, estará en su punto óptimo.
Como os comenté antes, conservadlo en frío sin miedo, os sabrá incluso mejor. ;-)





Ah, ¡y no os perdáis las propuestas de mis compis de #elr3to!
Rosi, Paula y Marga os esperan...

¡Buena semana a tod@s!