lunes, 27 de julio de 2015

Ensalada de patata y arenques ahumados


Seguimos con LA ola de calor interminable que me impide publicar nada que esté hecho con horno.
Tengo ganas de preparar más cosillas pero es que nada más que pensando en estar mucho tiempo en la cocina, se me quitan las ganas...
No os voy a engañar, reconozco que estos días he tenido el valor de encenderlo dos veces -y no he muerto en el intento, ¡jeje!- pero ha sido para cosas rápidas y sencillas.

Total que hoy vengo con una receta fría, una más...
Os traigo una #RecetaDeFlandes "de verano".

Como ya os comenté en otras ocasiones, en mi tierra no hay muchas recetas tradicionales de verano, ya que el tiempo no acompaña mucho...
Al hacer frío gran parte del año, lo normal es que se preparen platos contundentes y calientes y, los pocos días de calor y buen tiempo que pueda haber, aunque se coman platos fresquitos, no existen muchas especialidades locales.

Por supuesto, existen recetas veraniegas como ensaladas con manzana, endibia, patata, apionabo, mejillones, camarones, etc., pero no hay muchas que sean platos típicos de verano.
Sin embargo, la ensalada que os traigo hoy es una de ellas. Se puede comer en verano como en invierno, y es muy fácil y rápida de preparar.

Debo de confesar que en mi casa se comían poco -por no decir nunca- los arenques ahumados.
Eso sí, mi madre era -y es- una gran amante de los "rollmops", que son otra especialidad del Norte de Francia. Son arenques enrollados con cebolla en vinagre, un encurtido muy preciado allí.

De hecho, el arenque es un pescado que siempre ha sido muy consumido en Flandes.
Aunque se haya perdido la costumbre de comerlo, al igual que el pescado en general, el arenque fue durante mucho tiempo el sustento de muchas familias de la zona.
Este pescado dio incluso lugar a la creación de las primeras leyes sobre pesca y era tal su importancia que su comercio se equiparaba al de las especias.
Este artículo cortito (en francés) os da más detalles sobre el tema y el por qué se llegó a llamar "el pescado rey".

Al ser un producto muy extendido, se desarrollaron varios métodos de conservación y preparación del arenque.
La ciudad más famosa de Flandes por su industria de pesca y transformación del arenque es Boulogne-sur-mer, una ciudad costera muy bonita que merece la pena visitar estando por la zona.
Las formas más comunes de consumir el arenque, aparte de fresco, son ahumado o encurtido en vinagre.

A mí, el pescado en vinagre nunca me ha agradado, pero ahumado sí que le encuentro el punto.
Y la ensalada de hoy es una de las que me gustan mucho y que, al no encontrar arenque ahumado en España, nunca pensé que podría llegar a publicar en el blog.

Pero, cual fue mi sorpresa el otro día cuando, por casualidad, me encontré unas latas de arenques ahumados en el supermercado del Corte Inglés.
¡No me lo podía creer!
Enseguida, eché una lata al carro pensando en preparar esta receta.

Este producto también se puede llamar filetes de "kipper", que es el arenque abierto, sin espina y ligeramente ahumado y salado.
Como os imaginaréis, combina a la perfección con alimentos dulces como son la remolacha o la manzana.

Vamos con la receta...


Ingredientes (para 2 personas):
60-70 g de mezcla de brotes tiernos
1 patata grande cocida
1/2 remolacha cocida y pelada
1/2 manzana ácida (opcional)
1 chalota mediana
1 lata de filetes de arenques ahumados en aceite vegetal
vinagre


Receta:
Pela la patata cocida y córtala a daditos.
Pela la chalota y pícala finita.
Corta la remolacha a daditos.
Si quieres echarle manzana, lávala bien con cepillo, sécala y córtala a daditos. 
Escurre los filetes de arenque, quítales la piel más gruesa y trocélos con las manos.
En una fuente, mezcla todos estos ingredientes junto con unas cucharadas del aceite de la lata (o si lo prefieres, con una buen aceite de oliva, que es más sano).
Añade un chorrito de vinagre.

En un plato o una fuente individual, extiende una cama de brotes tiernos, riega con un chorrito de aceite y dispón en el centro la ensalada de patatas con arenques.
¡Listo!



¿Muy fácil verdad?

Pues animáos, id a por una lata de arenques y probarla, os va a gustar mucho, ya veréis.