domingo, 1 de marzo de 2015

Clafoutis de fresas y ¡cumplimos 4 años!


Hoy empieza el mes de marzo y ya se va notando la llegada de la primavera en Madrid.
Para mí, es un alivio y una muy buena noticia, no sólo porque me encanta la primavera, sino también porque he pasado un invierno muy malo y estaba deseando que llegaran unos días un poco mejores.

Paseando por el parque esta tarde, he podido ver el precioso espectáculo de los almendros en flor.
Me he acercado a oler su dulce aroma, que me recuerda el de la miel, y a sacar fotos como ésta, ¡un auténtico regalo!


¡Qué bonita es la primavera!

Cada año, es como volver a nacer, salir del letargo del invierno, y volver a disfrutar de los días largos y soleados.
Aunque ya sabemos que hasta el 40 de mayo...
:-)

Total, que me he animado a preparar un dulce, porque sí, y porque dentro de 3 días,
¡el blog cumple 4 años!

Este año no me voy a esperar el día D para publicar, me he adelantado un poco al 4 de marzo para celebrar la ocasión con una buena tarta.

Como cada año, quiero daros las gracias por vuestro apoyo, vuestras bonitas palabras, vuestro cariño, que me animan a seguir publicando, con ilusión y energía.
El ritmo ya no es el mismo pero sigo aquí, al pie del cañón, encantada por compartir con vosotros mis recetas y recomendaciones.
¡Y espero que siga así durante mucho más tiempo!

En cuanto a la elección de la tarta de cumple, había comprado fresitas el viernes y, al ser más pequeñas, se estaban empezando a estropear, así que pensé en preparar algo con ellas.
Me acordé de uno de mis dulces favoritos de la primavera, el clafoutis.

No es ninguna novedad, ya publiqué mi receta del clafoutis de cerezas, de albaricoque, y preparo al menos uno cada primavera.
El sabor a huevo y vainilla, y su textura tan cremosa... ¡ñammmm!!!

De fresas es algo totalmente nuevo para mí, y de hecho, se recomienda prepararlo de frutas con piel (cerezas, ciruelas, albaricoques, melocotones), por temas de sabor y de jugo de la fruta.

¿Mi opinión?
El de cerezas sigue siendo EL original y mi favorito del mundo mundial, peeeeero, ¡me ha gustado mucho el de fresas!

Reconozco que el toque ácido de la fresa le da un punto.
 Os recomiendo probarlo, es muy fácil y rápido de hacer y seguro que gusta a todos, ya veréis...


Ingredientes:
700 g de fresitas pequeñas
100 g de harina
3 huevos
110 g de azúcar blanco
250 ml de leche
100 ml de nata líquida para cocinar
60 g de mantequilla fundida
15 g azúcar avainillado
(azúcar glace)

Receta:
Precalienta el horno a 200 ºC.
Engrasa una tartera o un molde de cerámica con un poco de la mantequilla fundida con la ayuda de un pincel.
Pasa las fresas por agua, sécalas con papel de cocina y córtales el tallo.
Repártelas en el molde.
Ahora, prepara la masa.
En la batidora, pon el resto de ingredientes (líquidos primero y sólidos encima).
Bate hasta mezclar todo perfectamente.
Vierte la masa encima de las fresas en el molde y hornea durante aproximadamente 45 minutos.

Cuando saques el clafoutis del horno, es muy posible que haya subido al inflarse.
No pasa nada, simplemente recoge los bordes hacia dentro del molde con una cuchara al sacarlo. Bajarán solos al enfriarse.

Y ahora un poquito de azúcar glace espolvoreado encima y...
¡Tachán!






Ya sabéis, si las fresas no son lo vuestro (¿eso es posible???), podéis usar otra fruta: cerezas, albaricoques, melocotones, ciruelas, higos...

¡A por él!

Una vez más, ¡GRACIAS por estar al otro lado de la pantalla!

¡Buena semana a tod@s!