martes, 26 de abril de 2016

Jalea de cava y frutos rojos


No sé si va a durar pero por fin ha salido el sol y ya estoy pensando en recetas veraniegas, frescas y sanas, para acompañar este tiempo tan bonito.

Estas coronitas de jalea de cava me rondan en la cabeza desde la primavera pasada, cuando descubrí esta receta de Jamie Oliver.
Probé su versión entonces y he de reconocer que no me convenció del todo.
Me quedé con la idea, y pensé que podría repetirla a mi manera. pero pasó la primavera, pasó el verano y hasta hoy, no he podido hacerlo.

Como podéis ver, estas coronas de jalea quedan preciosas y son ideales para poner de postre cuando vienen invitados a comer o cenar.
Por supuesto, se pueden hacer en un molde grande individual (como Jamie Oliver) pero lo veo más complicado a la hora de trocear y apartar. Cuando probé su receta, me resultó difícil partirla en trozos y se desmoronó un poco, así que para mí, el formato ideal son coronitas o flaneras (lisas o acanaladas), que presentan mejor.

Además, estaba deseando estrenar este maravilloso molde de Nordic Ware: el Heritage Bundlettes.
¡Las coronas salen con una forma preciosa y sin ningún esfuerzo!
<3


Son muy fáciles de preparar y bastante versátiles, ya que admiten toda la fruta que queráis (menos el kiwi, que impide que cuaje la gelatina, y hablo con experiencia... :-) ).

Sin embargo, he de decir que, para mí, la combinación perfecta con la jalea de cava es ésta: frutos rojos y melocotón. 
Como son frutas pequeñas que se quedan enteras, no hay que partirlas y no tiñen la gelatina, al igual que el melocotón en almíbar, que aporta el punto dulce para contrarrestar la acidez de los frutos rojos.
La idea de Jamie Oliver de añadir un poco de menta fresca picada también es un punto.
Ya pude comprobar que la frambuesa con el melón y la hierbabuena combinan de muerte con estos vasitos de mousse de chocolate blanco (que os recomiendo al 100%).


Si os preocupa el desmoldar las coronas, no temáis, no es nada complicado.
Se sumerge el molde en agua caliente unos segundos y listo, así de fácil.

Espero que os animéis, quedaréis como reyes, ¡y con el mínimo esfuerzo!


Ingredientes (para un molde de 6 cavidades de 1,25 L/5 cups):
12 hojas de gelatina
1/2 botella de cava (unos 400 ml)
1 lata de melocotones en almíbar (420 g, 240 g escurridos)
18 frambuesas
6 fresones
6 moras
150 g de arándanos
(intenta tener un poco de fruta demás para rellenar bien los huecos del molde)

Si no vas a usar melocotones en almíbar, tendrás que añadir líquido y dulzor, de modo que recomiendo preparar un almíbar con agua y azúcar (unos 200 g), al que podéis echar un chorrito de Cointreau, licor de manzana, etc.)



Receta:
Escurre los melocotones y reserva el almíbar.
Pon las hojas de gelatina en remojo en agua bien fría.
Cuela el almíbar (por un chino) y ponlo a hervir en un cazo junto con 1/2 vaso de cava.

Mientras, prepara la fruta:
  • Corta los melocotones a tiras
  • Lava los frutos rojos y sécalos un poco con papel de cocina.
  • Corta los fresones a cuartos (sin el rabito).
Cuando el almíbar con cava hierva, apaga el fuego, escurre las hojas de gelatina y échalas al cazo.
Mezcla para disolverlas completamente y vuelca todo en un bol.

Mientras se atempera la mezcla, reparte la fruta en las cavidades del molde.
Agrega el resto del cava a la mezcla de almíbar con cava que está en la fuente para que vaya enfriando. Espumará pero no pasa nada, mezcla unos minutos para que se vaya el gas.
Con la ayuda de un cazo y de un chino, ve rellenando las cavidades del molde.
El chino permitirá eliminar la espuma y dejar la jalea más "limpia" y transparente.

Cubre con un film y tapa con una placa/bandeja plana para mantener la fruta bien colocada dentro del molde porque si flota, las coronitas de jalea no tendrán la base plana y quedarán feas.
Lleva al frigorífico y deja que cuaje al menos 3h (de un día para otro, mejor).

A la hora de servir, prepara una bandeja más grande que tu molde.
Pon agua a calentar/hervir y rellena esta bandeja de agua bien caliente hasta la mitad.
Sumerge el molde unos 10 segundos y sácalo (ojo, no más, que se fundirá la gelatina).
Tapa con la misma placa/bandeja que usaste para tapar el molde cuando lo llevaste al frigorífico, y dale la vuelta al molde para desmoldar las coronitas (recomiendo hacerlo encima del fregadero, por si se ha fundido un poco la jalea y gotea un poco.

Y ya sólo queda presentar, ¡así de fácil!



¿No me diréis que no son muy vistosas y monas, no?

La única pega que le veo es que vais a querer repetir, así que igual os conviene duplicar cantidades y hacer 12 coronitas, por si acaso...
:-)
Avisados estáis ;-)

¡Besos a tod@s y buena semana!