viernes, 15 de agosto de 2014

Pastelitos de sémola con coulis de sandía y fruta caramelizada - ELR3TO


¡Ya llegó el momento de la entrega del R3TO de verano!!!

Sí, lo sé, ya han pasado 55 días desde que empezó el verano, ¡jeje!
Esta vez nos hemos retrasado bastante pero siendo 3 personas, siempre es más complicado coincidir, ¿verdad?

Esto de los retos es muy divertido.
Intentar sacar una receta a partir de ingredientes obligatorios es todo un desafío.

Lo primero que te planteas es ¿receta dulce o salada? En algunas ocasiones, está bastante claro, como en #elr3to de primavera. Sin embargo, en otros casos, se puede jugar con ello y hacer un plato original y que mezcla dulce y salado, o salado solamente.
Luego, una vez que lo tienes claro, hay que probar, experimentar, porque no siempre sale bien a la primera.

En esta ocasión, Rosi, Paula y yo hemos optado por 3 ingredientes muy veraniegos: la sandía, la sémola y el girasol (aceite y/o semillas).


Personalmente, me ha encantado el resultado: ¡estos pastelitos están deliciosos!

El sabor a vainilla y la cremosidad del pastel combinan muy bien con el melocotón caramelizado y el sirope de sandía que lo cubren.
Se comen en un abrir y cerrar de ojos y vuelan antes de que os deis cuenta, avisados estáis... ;-)


¿Os animáis?

Ingredientes (para 12 pastelitos):
Para los pastelitos:
1 L de leche entera
80 g de azúcar
1 pizca de sal
1 vaina de vainilla
150 g de sémola fina de trigo (en mi caso, NOMEN)
2 huevos L
*Recomiendo usar unos moldes de silicona o desmontables

Para el coulis:
1/4 de sandía (1,4 kg aprox. con cáscara y pepitas)
40 g de azúcar blanco
2 cs de limoncello (u otro licor tipo amaretto o Grand Marnier)

Para la fruta:
4 cs de aceite de girasol
4 cs de azúcar blanco
4 paraguayos (u otra fruta de temporada tipo albaricoques, melocotones...)

Receta:
Mezcla la leche con el azúcar, la sal y la vaina de vainilla abierta y con los granos apartados.
Ponla a hervir.
Cuando hierva, baja el fuego y echa la sémola en lluvia.
Deja que cueza entre 3 y 5 minutos (en mi caso, con 3 minutos fue suficiente) sin dejar de remover.
La mezcla se tiene que hacer untuosa y espesa.
Apaga el fuego y bate los huevos aparte (solo para mezclar claras y yemas).
Agrégalos a la preparación caliente, mezclando sin parar para que no cuajen los huevos.

Reparte la preparación en los moldecitos individuales o en uno grande (si no son de silicona o desmontables, recomiendo forrar los moldes con papel vegetal o film para que se desmolden sin problema).
Tapa con film y deja al menos 24 h en el frigo para que cuajen bien.
Ahora, el coulis.
Primero, limpia la sandía de cáscara y pepitas.
Con la batidora, tritúrala junto con el azúcar y el limoncello.
Vuelca en una sartén u olla y lleva a ebullición.
Cuando hierva, baja el fuego y empiza a quitar la espuma que sale a la superficie (con un chino, una espumadera...).

Deja que reduzca a fuego medio/bajo hasta que se concentre a la mitad o menos. Entonces apaga el fuego, deja enfriar y pasa a un bote. Guarda en el frigo para que esté bien fresquito.
En una sartén, pon el aceite junto con el azúcar.
Remueve con una cuchara y deja a fuego medio/alto hasta que se funda el azúcar y veas que empieza a ponerse dorado en los bordes (tarda muy poco, hay que estar atento porque si no se podría caramelizar e incluso quemar en menos de un minuto).
Entonces agrega la fruta troceada y remueve hasta que veas que se ha cubierto bien de azúcar (como 20-30 segundos).
Apaga el fuego inmediatamente.

Para servir, dispón un pastelito en el plato, cubre con coulis de sandía bien frío y adorna con fruta caramelizada (si está calentita todavía, ¡mejor aún!).

Y... ¡tachán! 




Como veis, quedan jugosos y cremosos, ¡están deliciosos!

Espero que os apuntéis al reto y experimentéis con estos tres ingredientes. ;-)

¡Buen fin de semana largo a tod@s!
¡Disfrutad del puente!