martes, 22 de diciembre de 2020

Bundt cake de azafran y coco


La receta de hoy es una ligera adaptación de esta receta de Miguel (La repostería de Miguel), cuyo blog os recomiendo muchísimo. Tiene muchas recetas increíbles, muy bien explicadas, con fotazas, y, si os digo la verdad, cada una que he probado ha salido perfecta. Sin embargo, la idea inicial no me vino de su blog, sino de éste, pero que, entre traducción automática y medidas en volumen, descarté para buscar opciones en español. Y fue cuando vi que Miguel tenía su receta publicada.


Los dulces de azafrán son, para mí, tan originales como acertados en las fiestas navideñas. El sabor no deja de sorprender de primera, pero luego se hace adictivo, sobre todo con el coco. Os lo digo de verdad, probadlo y os aseguro que veréis el azafrán de otra manera... 

Por supuesto, tenía que usar este molde tan navideño de Nordic Ware, el Pine Forest, que me tiene enamorada (como todos...).

Las fotos hablan por sí mismas, el bizcocho queda esponjosísimo, y de un color amarillo precioso...

Os dejo probar esta receta y contarme vuestras impresiones... 


Ingredientes (para un molde 9 cups):

Para el bizcocho:

250 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)

250 g de azúcar blanco (para conseguir el color amarillo, sino, moreno os vale perfectamente)

3 huevos camperos

350 g de harina corriente

10 g de levadura química (tipo Royal)

1/2 c.café de sal fina

2 sobres de azafrán molido (si queréis un sabor muy suave, 1 sobre sólo)

60 g de coco rallado

200 ml de leche de coco

1 c.sopera de ron


Para la cobertura:

50 g de azúcar glace

unas 5-6 c.café de leche de coco

coco rallado


Receta:

Primero, empieza por preparar todos los ingredientes:

  • Pésalos todos y deja que se atemperen (sobre todo la mantequilla y los huevos).
  • Mezcla los ingredientes secos en un bol: harina, levadura, sal, azafrán y coco rallado.
  • Mezcla la leche de coco con el ron. 


Ahora, pon el horno a precalentar a 180 ºC, calor arriba y abajo y engrasa y enharina tu molde (o echa el spray desmoldante).

En una fuente grande (o el bol de tu robot de cocina), bate la mantequilla cortada en trozos junto con el azúcar a velocidad alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.

Añade los huevos, ligeramente batidos, de uno en uno (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).

Baja la velocidad y añade 1/3 parte de la mezcla de ingredientes secos.

Cuando esté incorporada, agrega la mitad de la leche de coco con ron. 

Cuando esté incorporado, añade otra 1/3 parte de la mezcla de ingredientes secos.

Cuando esté incorporada, agrega el resto de leche de coco con ron. 

Cuando esté incorporado, añade el resto de la mezcla de ingredientes secos.

Una vez todo bien integrado, apaga la batidora y comprueba que todo esté bien repartido mezclando un poco a mano con una espátula o cuchara.

Vierte en el molde engrasado. Es una mezcla espesita, así que tendrás que alisar la superficie con una cuchara para repartir la masa de manera uniforme.

Pon un trapo en la encimera y golpea el molde contra ella para repartir bien la masa y evitar que se cuelen burbujas de aire dentro del bizcocho. Al ser una mezcla espesa, no temas y darle golpes firmes, que si no, el dibujo de las hendiduras no se verá bien y la superficie saldrá con agujeros de burbujas de aire.

Hornea el bizcocho a 180 ºC durante unos 60 minutos.

Al cabo de la hora de cocción, saca el molde del horno y deja enfriar unos 15 minutos sobre una rejilla antes de desmoldar.

Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega de las paredes del molde, está listo para darle la vuelta. En todo caso, verás cómo encoge el bizcocho y se despega él solo del molde.

Tras estos 15 minutos, desmóldalo sobre la rejilla.

Déjalo enfriar totalmente y cúbrelo con film bien herméticamente hasta la hora de servir.



Antes de servir, prepara el glaseado echando la leche de coco en el azúcar glace y mezclando con una cuchara hasta que esté bien integrado, cucharada a cucharada hasta conseguir la consistencia deseada. Tiene que quedar como la pasta de dientes. Vierte sobre el bizcocho y espolvorea coco rallado para crear efecto de nieve.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

No te cortes, ¡comenta cuanto quieras! :-)

Es un placer tener tu opinión y compartir experiencias contigo.
Te contestaré en cuanto pueda.

¡Muchas gracias!