viernes, 28 de julio de 2017

Bundt cake de frutos rojos


Estamos en pleno apogeo del verano, medio país está de vacaciones, disfrutando del sol, de la playa, de la casita en el campo, de las noches largas y relajadas, y yo, que prefiero irme de vacaciones cuando "no hay nadie", disfruto del mes de agosto en Madrid, más tranquila.

Muchos hacen un parón del blog este mes, para recargar las pilas y para disfrutar del tiempo libre, pero yo no, yo sigo con mi ritmo normal, publicando a mi antojo, según los ingredientes de temporada y lo que tenga en casa.

Y, viendo unas cajitas de frutos rojos en la tienda el otro día, recordé que hacía mucho tiempo que quería probar hacer un bundt cake de vainilla con frutos rojos.
Así que me animé y el resultado fue espectacular...


Hacía mucho tiempo que no hacía un bundt cake taaaaan esponjoso...
Como veis, de por sí es precioso con su color dorado y sus lunares rojizos pero, además, está ¡¡rico riquísimo!!

Usé panela y extracto de vainilla en la masa, lo que le da un sabor realmente excepcional.
También usé suero de leche (buttermilk), que tenía congelado de hacer queso fresco casero y resultó perfecto para darle más humedad al bizcocho.


En esta ocasión, decidí prepararlo en el molde Squared de Nordic Ware, otra joyita de mi graaaan surtido de molde que tengo de la marca.
(Y confieso que tengo unos cuantos más encargados que no tardarán en llegarme, shhhh, no se lo digáis a nadie!!!)
*_*

Un poquito de azúcar glace espolvoreado, unos cuantos frutos rojos encima, unas florecillas y ¡tacháaaan!!
Aquí tenéis, un bizcocho de lo más bonito y tentador...


Ingredientes (para un molde 9 cups):
225 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
320 g de panela (u otro tipo de azúcar en su defecto)
4 huevos (camperos)
420 g de harina corriente (+ un poco más para pasar los frutos rojos)
5 g de levadura química (Royal)
5 g de bicarbonato
2 g de sal fina
300 ml de buttermilk (o en su defecto lo mismo de leche semidesnatada con un chorrito de zumo de limón)
3 c.café de extracto de vainilla
100 g de yogur natural
250 g de frutos rojos (en mi caso, moras, frambuesas y grosellas)

Para decorar y acompañar:
azúcar glace para espolvorear encima
125 g de frutos rojos (en mi caso, moras, frambuesas y grosellas)

Receta:
Primero, empieza por preparar los ingredientes:

  • Pesa todo, prueba los huevos en agua fría (si flotan, están malos) y sécalos con papel de cocina para quitar la posible suciedad de la cáscara, prepara el buttermilk si lo haces con leche semi y, a continuación, mezclalo con el extracto de menta y el colorante.
  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal.
  • Pasa los frutos rojos por agua y déjalos secar en un papel de cocina.
  • Mezcla el buttermilk con el extracto de vainilla.


Ahora, pon el horno a precalentar a 180 ºC.
En una fuente grande, bate la mantequilla junto con el azúcar a velocidad primero baja y luego alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.
Entonces añade los huevos, de uno en uno, ligeramente batidos (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).

Baja la velocidad de la batidora y añade 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega el yogur natural.
Cuando esté incorporado, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega el buttermilk con vainilla.
Cuando esté incorporado, añade el resto de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.

Una vez todo bien integrado, pasa los frutos rojos por un poco de harina (sólo un poco, que no haya pegotes, eso permitirá repartirlos bien por la masa y que no caigan al fondo).
Vuélcalos en la masa y mezcla en movimientos envolventes teniendo cuidado de no machacarlos.

Engrasa tu molde para bundt cakes con spray desmoldante (o un poco de aceite de girasol o de oliva, o mantequilla fundida y extiende bien  con la ayuda de un pincel para cubrir cada huequecito).
Ahora, vierte la masa en el molde.
(Técnica para bundt cakes: verter la masa, poner un trapo en la encimera y golpear el molde contra la encimera para repartirla y evitar que se cuelen burbujas de aire).
Alisa la masa en la superficie con una cuchara o espátula.

Hornea durante unos 50-60 minutos a 180 ºC.
Cuando lo saques, espera unos 15 minutos (más si hace calor) y desmóldalo sobre una rejilla hasta que se enfríe totalmente.
(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo.)

Cuando esté frío, envuélvelo bien en film hasta la hora de servir.
Ten cuidado, es muy tierno y esponjoso, tienes que manipularlo con cuidado porque se podría romper.

Cuando lo sirvas, decóralo con azúcar glace espolvoreado y fruto rojos.
Como todos los bundt cakes, está más rico aún tras 24-48 h.


Con los frutos rojos, se mantiene húmedo e incluso se puede guardar bien envuelto en film en el frigorífico, no se resecará.

Como veis, la miga está muy tierna y esponjosa, os costará comeros sólo un trozo...



Espero que os animéis y aprovechéis las meriendas del verano para darle una oportunidad, no os defraudará.
;-)

Si lo probáis, ¡contadme!

¡Un beso a tod@s!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

No te cortes, ¡comenta cuanto quieras! :-)

Es un placer tener tu opinión y compartir experiencias contigo.
Te contestaré en cuanto pueda.

¡Muchas gracias!