lunes, 13 de marzo de 2017

Bundt cake de miel y naranja


¡¡¡Un bundt cake, sí!!!
Lo sé, hace mucho que no publico un rico bundt cake, ni tampoco ninguna receta, lo sé...
La última fue esta deliciosa tarta banoffee de gofres de chocolate (para morirse...) y desde entonces, nada de nada...

No es que no tenga recetas por publicar, de hecho, tengo muchas, pero últimamente me ha dado mucha pereza ponerme a redactar y preparar una entrada.
Si os soy sincera, hasta tengo varias recetas listas para publicar pero no sé, no he tenido muchas ganas.
Y en estos casos, mejor dejarse llevar que hacer las cosas sin ganas, ¿verdad?

En todo caso, hoy por fin me animo y estreno la semana con un rico bizcocho que llevaba como dos años imaginando, un bundt cake de miel y naranja, ¡ñam ñam!

Ya sabéis, soy muy fan de los bundt cakes y tengo muchos moldes preciosos y muchas recetas publicadas y aprovechando una comida con amigas en casa, me he animado a preparar esta receta más "invernal" con la fruta estrella de la temporada, la naranja.

¿El resultado?
Un bundt cake súper esponjoso, tiernísimo, y con un sabor delicioso y muy equilibrado a miel y naranja, ¡buenísimo!
Decidí usar mi molde Jubilee de Nordic Ware, que tenía un poco "castigado" por habérseme pegado un par de bizcochos dentro (claramente por engrasarlo mal) y por fin me he reconciliado con él.
:-)
El pobre, con lo mono que es, y yo dejándolo aparcado, no se lo merecía, mirad qué maravilla de bizcocho...
:-)))


La miel le confiere este color caramelizado muy bonito y un sabor extraordinario.
Por supuesto, la naranja y la miel tienen que ser de primera calidad.
Yo uso miel ecológica de La colmena de Paco, un pequeño productor onubense y os prometo que su sabor no es comparable con otras mieles.

En cuanto a la elaboración, aquí os dejo mi tutorial con truquitos para que no se os resista ni un bundt cake  más.


Viendo esta foto, no me diréis que no os apetece un trocito, ¿eh?
Tiernísimo, esponjoso, como un torcito de nube, arl...



Ingredientes (para un molde 10 cups):
250 g mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
180 g de azúcar
5 huevos camperos
420 g harina corriente
1 c.café de levadura química (tipo Royal, 5g)
1 c.café de bicarbonato (5g)
1 c.café de sal (5g)
250 g de yogur griego natural
4-5 cs miel (150 g)
2 naranjas (la ralladura de las 2 + el zumo hasta completar un peso total de 130 g)

Receta:
Primero, empieza por preparar los ingredientes:

  • Ralla y exprime las naranjas, pesando la ralladura de las dos naranjas y mezclándola con el zumo hasta completar un peso total conjunto de 130 g.
  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal.
  • Si tu miel es muy espesa, dale un golpe de microondas hasta que quede líquida (con 30-40 segundos es suficiente).

Ahora, pon el horno a precalentar a 180 ºC. Te recomiendo proteger la bandeja con una hoja de papel de aluminio en caso (muy probable) que se desborde un poco el bizcocho.
En una fuente grande, bate la mantequilla cortada en trozos junto con el azúcar a velocidad alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.
Entonces baja la velocidad y añade los huevos, de uno en uno, ligeramente batidos (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).
Añade 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega el yogur griego.
Cuando esté incorporado, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega primero la miel y enseguida la mezcla de zumo y ralladura de naranja.
Cuando esté incorporada, añade el resto de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Una vez todo bien integrado, apaga la batidora y comprueba que la ralladura de naranja no esté atrapada en las varillas de la batidora, en cuyo caso debes rebañarlas para incorporarla en la masa. Mezcla con una cuchara/espátula para asegurarte de que todo esté bien repartido.
Ahora, engrasa tu molde con spray desmoldante (o aceite o mantequilla fundida con la ayuda de un pincel) y vierte la masa en el molde.
(Técnica bundt cakes: vierte sólo por un lado y deja que sea la masa la que busca su sitio. Pon un trapo en la encimera y golpea el molde contra la encimera para repartir la masa y evitar que se cuelen burbujas de aire. Alisa la superficie con una cuchara si lo ves necesario).
Tapa con papel de aluminio, recogiendo bien los bordes y dejando el agujero de la chimenea central del molde abierta.
(Eso es opcional pero si no lo haces, comprueba a mitad de cocción si el bizcocho no se está dorando demasiado por encima, en cuyo caso tendrás que taparlo igual con papel de aluminio).

Hornea durante unos 50-60 minutos a 180 ºC.
Al cabo de este tiempo, saca el molde del horno, quítale inmediatamente el papel de aluminio y deja enfriar unos 15 minutos (más si hace calor) sobre una rejilla.
Desmóldalo sobre la rejilla y déjalo enfríar totalmente.

(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo. En todo caso, verás cómo encoge el bizcocho y se despega él solo del molde).

Y ya sólo queda disfrutar de este tiernísimo bizcocho.


Como no lleva cobertura ni ingredientes especiales, puede congelarse sin ningún problema en porciones y descongelar (en el frigorífico) el día anterior al consumo.
Y si no, conserva bien envuelto en film o en una fiambrera hermética hasta 4-5 días (a temperatura ambiente, si no hace mucho calor).



Y con este bizcocho, ¡os deseo una muy buena semana!
¡Que os sea leve!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes, ¡comenta cuanto quieras! :-)

Es un placer tener tu opinión y compartir experiencias contigo.
Te contestaré en cuanto pueda.

¡Muchas gracias!