miércoles, 26 de marzo de 2014

Pain perdu de Paulette - #cocinadecine


La entrada de hoy va a ser un poco larga pero la ocasión se lo merece...

Hoy hablaremos de cine, de cumple, y de inocencia.
Hoy, hablaremos de amor verdadero, de ternura, y de sentimientos en su estado más puro.
Hoy, hablaremos de una película preciosa, del año 1951, que marcó mi infancia y que hoy en día me sigue emocionando.
Hoy, hablaremos de "Juegos prohibidos", de René Clément.


Y eso ¿por qué? me diréis.
Pues porque hoy, en este blog, celebramos el tercer bloguiversario de la cocina de Mon, "April's kitch".


Ella nos propone elegir una película de los años 50-65 e inventarnos un plato que, por cualquier motivo, creamos que casaría con la película, explicando el por qué.
No hace mucho que conozco su blog pero en cuanto lo conocí, me encantó, y os recomiendo no sólo apuntaros al concurso sino también ir a visitarla, seguro que, al igual que yo, os quedaréis.

Yo lo tuve claro desde el primer momento.
Mi película iba a ser ésta, el único problema era que no sabía si, en su tiempo, se había traducido al español.
Y cuál fue mi sorpresa cuando vi que sí existía en español, y no tuve que buscar mucho, su título era la traducción literal del nombre que le había puesto René Clément en francés: Juegos prohibidos.


Ya, nada más que el cartel nos desvela algunas pistas de la película, una obra maestra del cine francés de la época, ganadora de muchos premios entre los cuales un premio en el Festival de Cannes, un León de Oro y un Oscar, en 1952.

Si no os suena la película, puede que os suene más su música, su canción más famosa es del guitarrista murciano Narciso Yepes o del barcelonés Fernando Sor, no se sabe muy bien, no está clara la cosa. 
En todo caso, es famosísima, seguro que la conocéis.

Aquí os dejo el trailer de la época, en el que se oye esta música al final:


Os resumo brevemente la historia: 
1940. Segunda guerra mundial. Muchos franceses huyen de sus casas, de su tierra, para refugiarse en el campo, cruzar las fronteras, los mares, escapar del ejército alemán que bombardea el país con sus aviones militares.
Paulette, una niña rubita (Brigitte Fossey), está huyendo con sus padres y su perrito, junto a cientos de civiles, cuando bombardean la zona en la que se encuentran. El destino hace que este mismo día, sus padres y su perrito mueran ante sus ojos, ametrallados por los aviones.
Totalmente desamparada y perdida, continúa su camino sola hasta encontrarse con un niño, Michel, que la rescata y cambia el rumbo de su vida.
Entre momentos tiernos, llenos de cariño e inocencia, estos niños forjan una relación de amor puro y verdadero, en una Francia totalmente desolada por la guerra.

Paulette y su perrito muerto
Paulette y Michel, cavando una tumba para el perro de Paulette

Paulette y Michel haciendo cruces para el cementerio de animales

Paulette y Michel andando de la mano por el cementerio del pueblo

Recuerdo haber visto esta película en primaria, una tarde de primavera, rodeada de mis compañeros de curso, en la sala donde dábamos la clase, todo sentados en nuestra mesa, con las cortinas cerradas, para ver mejor la tele.
Recuerdo que era una cinta de vídeo, algo que hoy en día ningún niño ha visto ni verá en su vida, con sus imágenes que de vez en cuando saltaban, con su sonido distorsionado y ese ruidito que hacía el aparato al introducir la cinta... ¡Qué recuerdos...!
Pasa el tiempo y nos hacemos adultos, mayores, sin darnos cuenta, y recordamos con ternura esta infancia, al igual que estos niños de la película, que en medio del horror de la guerra encuentran el cariño y la fuerza para seguir adelante.

En todo momento, podemos ver cómo a pesar de no tener casi nada, encuentran la felicidad en las cosas más pequeñas, más ínfimas, como dar de comer a las gallinas o encontrar cosas con las que adornar las tumbas de los animalitos que entierran.

En la granja donde vive Michel, hay vacas y gallinas, y se comen huevos, se bebe leche, y los adultos beben vino.
Se come pan, hecho con el trigo de los campos, y sobre todo, no se tira absolutamente nada de comer, esté como esté.

Y de eso va mi receta de hoy, de cosas sencillas, básicas, sin fiorituras ni reducciones.
Un plato de aprovechamiento, con 4 cosas, rápido y sin complicaciones.
Eso sí, con muchísimo cariño y mimo.

Hoy, haremos pain perdu al horno para Paulette.


Ingredientes:
unos 130 g de pan de ayer (un poco más de media barra)
25 g de uvas pasas
50 ml de vino blanco
1 huevo L
100 ml de nata
100 ml de leche
5 cs de azúcar
mantequilla

Receta:
Precalienta el horno a 180 ºC.
Engrasa una fuente para horno con un poco de mantequilla.
Corta el pan en rebanadas de 1 cm aproximadamente.
Pon las uvas pasas junto con el vino en un cazo y lleva a ebullición. Deja que hierva un minutito, para que se inflen las uvas y apaga el fuego.
En un bol, bate el huevo junto con la nata, la leche y el azúcar (sólo para mezclar, no tiene que montar ni esponjar ni nada).
Moja las rebanas de pan en esta mezcla y ve disponiéndolas en la fuente, un poco superpuestas.
Cuando termines con el pan, vuelca las pasas con el vino en la fuente con el huevo y la leche y mezcla.
Vierte esta mezcla sobre las rebanadas de pan.
Hornea unos 30 minutos (si lo pones en modo grill los últimos 5 minutos, cogerá este tono doradito por encima).
Sólo queda disfrutar de este pain perdu al horno, tibio o frío, con un vasito de leche, como Paulette.




Si preferís la versión tradicional del pain perdu, os dejo aquí el enlace a la receta que ya publiqué.

No os perdáis este concurso de #cocinadecine de Mon, es hasta el 14 de abril.
Y no os perdáis tampoco esta obra maestra del cine francés, estos sentimientos a flor de piel y la sinceridad de estos niños os conmoverá...

¡A disfrutar como niños!


28 comentarios :

  1. no conocia tu blog!Pero es genial!Tienes unas fotos preciosas y me enamorado de sta receta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Patricia! Encantada de recibirte por aquí, eres bienvenida cuando quieras!!
      Un beso!

      Eliminar
  2. lo dicho, la peli para la lista de pendientes, junto con una bandejita de pain perdu... el viernes compro el pan para hacerlo el sábado para merendar ;P seguro que me hacen la ola en casita... qué pinta pordiosssss!!
    un besote, sister!!!
    me encantó tu cocina de cine :)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! Olé tú!!! Ya verás, se hace en un pis-pás y está bien rico!
      Un besote, sis, y descansa!!! Muasss!!!

      Eliminar
  3. Querida Aurélie,
    Vale que estoy sensible, pero esta entrada tuya me ha hecho humedecer los ojos. Lo primero es decirte que no conozco la peli, ni nunca había oído hablar de esta película, pero que seguramente no pasará de este fin de semana que la vea. La buscaré por Internet.
    Decirte también que si no hubiera estado traducida al español me hubiera valido igual. Lo importante es que se hiciera en estas fechas y fuera importante para ti.
    Me ha encantado tu receta que refleja y encaja perfectamente en la película. Tu sensibilidad ha sido extrema y estoy muy contenta y emocionada, porque me gusta ver que realmente entráis en el juego.
    Gracias!!!!! una receta y un post precioso!
    (Te comentaré la película!!!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss, Mon, no sabes cuánto me alegro de que te haya gustado la receta y, sobre todo, que ta haya motivado para ver la película, porque es muy tierna y creo que una tiene que verla al menos una vez en su vida.
      Y espero que pruebes la receta también, con lo fácil y rápida que es, el resultado está bien rico!!
      Te mando un abrazo grande y a ver qué nos tienen preparado los que faltan... ;-)
      Un besote, "Abril"! ;-)

      Eliminar
  4. Ya sabes que no estoy muy puesta en cine, pero este tipo de películas me gustan, y tengo buena experiencia con tus recomendaciones :P Voy a ver si la encuentro en francés con subtítulos, que mi novio no pilota, y a mí se me escapan muchas cosas, auqneu en el vídeo se entiende bien :P Aunque me temo que no va a ser sencillo :P

    En cuanto a la receta, bueno, el pain perdu también me chifla, y este que se hace al horno es incluso más agradecido que hacer que el que cocinamos en la sartén.

    Bonitas fotos, Aurélie ;)

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, preciosísima!! Si quieres, te paso la peli, creo que la tengo con subtítulos.
      En todo caso, nos veremos en breve, te la llevaré.
      Sobre la receta, ya estás tardando, y así me cuentas cómo te fue... ;-)
      Un besazo, guapísima!

      Eliminar
  5. Aurélie, leo la sinopsis de la película, leo los recuerdos del colegio que te traen, y es como si te pudiera visualizar en clase, con tus compañeros, viendo esta película, una película totalmente desconocida para mi pero que se centra en una época de la historia que me gusta mucho.

    Me gusta cómo has enfocado la entrada; bien cargada de sentimentalismo. Has sabido tocar la fibra sensible :) y eso es más que importante. Estoy segura de que también se la habrás tocado a Mon, que es muy sensible, y más tratándose de una propuesta para celebrar su aniversario.

    Mucha suerte, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yolanda! La verdad es que esta entrada me ha salido del tirón, esta película me ha inspirado mucho, será que le tengo mucho cariño, ¡jeje!
      Si te gusta esta época, te la recomiendo, creo que te gustará, aunque, a pesar de estar ambientada en la 2ª guerra mundial, es como si fuera una cosa de fondo, ya que la historia se centra en estos dos niños. Pero es tan bonita que sólo te puedo recomendar verla. ;-)
      Un besito, Yolanda!!

      Eliminar
  6. Que rico ,se parece a las torrijas que se hacen por aqui y están muy buenas.besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, son torrijas al horno, con pasitas. Está bueno, sí, te lo confirmo, jaja!! :-)
      Un beso, Encarnita!!

      Eliminar
  7. No conozco la película pero suena muy interesante, y muy bonito ver los recuerdos que te trae.
    Me encanta el pain perdu... esas grandes recetas de aprovechamiento!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señora, de las mejores recetas de aprovechamiento, diría yo! ;-)
      Un beso, Aisha, y gracias!

      Eliminar
  8. Linda Aurelie!..yo si la conocía, pero solo de oídas, nunca la llegue a ver..ahora con tu sinopsis tengo ganas de hacerlo :)
    Tu entrada es muy bonita y nostálgica..la receta preciosa..ya sabes que a mi me gustan las cosas sencillas, hacer de poquito algo deliciosos y tu lo has conseguido con tu pain perdú :)
    Tú tb estás de concurso no creas que lo olvido :) pronto tendrás mi granito de arena..hasta entonces, feliz casi fin de semana linda Aurelie!
    Creo que es obvio que soy Juana, verdad??? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JIjiji!!! Sí, Tito es muy cariñoso pero no ha llegado a "mi linda", ¡jajajaaa!
      Estoy deseando ver tu receta, aunque alguna pista me diste ya... ;-)
      Tienes que ver la peli, no puedes escapar!! Lo del pan, ya sabes, cuando sobre un poco, al lío!
      Un besote, preciosa, muasss!!

      Eliminar
  9. Sabes que esta entrada es una maravilla, verdad? toda ella, la desconocida película [para mi], llena de amor y emoción, en una época que había tanto sufrimiento que duele hasta pensarlo hoy, aunque en España se vivía otro. Y por esta receta tan deliciosa que me voy a guardar para una ocasión de antojo. Desconozco mucho de la gastronomía francesa, no, la receta del Pain Perdu si la conozco, pero me sigue maravillando, por lo que me parece una elección perfecta para el concurso de Mon, además de deliciosa.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, Caty! Haces bien, esta receta es "comfort food" total, como esta semana que he estado sola en casa y que volví a ver esta película tierna, me sentó genial el pain perdu, como si fuera un recuerdo por el gusto, ya sabes.
      En fin, ya sabes que yo iré publicando recetas francesas, y de hecho, creo que debería poner más, pero poco a poco, sin agobios...
      Espero que puedas ver la peli, estoy segurísima que te llegará hondo. ;-)
      Un besito, solete!!

      Eliminar
  10. Dan ganas de alargar la mano para tomar un trozo!! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! Gracias, María! Un beso!!

      Eliminar
  11. Muy buena presentación! Felicidades por el concurso que tienes en marcha!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Rosendo, un abrazo!

      Eliminar
  12. Qué rica la receta y que post más genial! Me ha gustado mucho!!
    un beso

    ResponderEliminar
  13. No conocía esta receta pero se ve deliciosa. Una buena forma de aprovechar el pan del día anterior.
    Fantástica propuesta!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Qué maravilla de entrada, Aurélie :). Yo, como historiadora del arte y apasionada del cine, me encanta relacionar diferentes aspectos de la cultura y de nuestros recuerdos, y cómo no, de la cocina con todos ellos. Me encanta la idea de escoger una película que signifique algo para nosotros y hacer un plato que lo relacionemos con ella.
    Tu película la conozco de cuando estudié la carrera, pero no he podido verla aún. A ver si la consigo en buena calidad y me quito esa deuda pendiente!
    La receta, maravillosa, por supuesto :).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, Liliana, pues te encantará este concurso, ¿no?
      Tienes que ver esta peli, seguro que te gusta! En cuanto a la receta, està muy rica y ya ves, de lo más fácil.
      Un besito y buena semana!

      Eliminar

No te cortes, ¡comenta cuanto quieras! :-)

Es un placer tener tu opinión y compartir experiencias contigo.
Te contestaré en cuanto pueda.

¡Muchas gracias!