Mostrando entradas con la etiqueta Bebidas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bebidas. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de noviembre de 2013

Crema de endibias o "Crème de chicons"


¡Hoy vengo con dos buenas noticias!!

La primera, ya la habréis visto...
Después de mucho tiempo pensando en cambiar el look del blog, ya he dado el paso.
Hoy estreno nuevo diseño, que me ha costado lo suyo... :-)
Espero que os guste y que no dudéis en comentarme cualquier problemilla que podáis encontrar con las funciones nuevas.

Porque sí, hay bastantes novedades...
He reorganizado los contenidos y creado un menú en la barra superior, en la que están clasificados todos los elementos del blog: recetas, mesas, perfil, premios y recomendaciones.

Creo que con estos cambios, el blog os resultará mucho más claro y agradable, al menos tanto como a mí.
;-)

Y la otra buena noticia es que ¡ya llegó otra receta típica de Flandes!!

Y a base de endibias, una hortaliza muy extendida en el Norte de Francia y muy frecuente en la gastronomía de la zona.
Aunque su nombre correcto en francés sería "endive", allí la llamamos "chicon", por ser de la familia de la achicoria, palabra que tiene la misma raíz. 

Esta hortaliza no es muy extendida en España y apenas la veo en los mercados, la veo principalmente en algunos supermercados, pero tampoco en todos.

Por lo tanto, entiendo que la gente no la consuma a menudo y le cueste tener ideas sobre cómo prepararla.
De modo que si os ha picado la curiosidad y no sabéis qué hacer con ellas, ésta es una de las opciones (además de otras recetas que os iré dando y de las que ya tengo publicadas en el blog).

Personalmente, de niña, la endibia en crudo no me gustaba nada, su amargor me echaba para atrás.
En cambio, cocida a fuego bajo en un fondo de agua, ligeramente caramelizada por los propios azúcares que libera durante la cocción, y servida con un poquito de sal, ummm... !Me volvía (y me sigue volviendo) loca!!
Ahora ya, con los años, he aprendido a disfrutar de ella en crudo, como parte de ensaladas o con salsa de queso azul y nueces, con zanahoria rallada... ¡Existen muchas maneras de prepararlas!

Esta cremita que os traigo hoy está tremendamente rica y, en mi caso, me resulta 
imposible tomarme sólo un cuenco de ella, ¡siempre repito!
Quizá sea en parte porque me encantan las cremas pero estoy convencida de que vosotros también repetiréis.

La endibia cocida en la bechamel ligera pierde su amargor y adquiere un sabor dulce que a mí me encanta...
Espero que os guste esta nueva propuesta.

Ingredientes (4-6 personas):
3 endibias
50 g de mantequilla
50 g de harina
1/2 L de leche
1/2 L de caldo de pollo (yo uso una pastilla de Avecrem diluida en 1/2 L de agua hirviendo)
nuez moscada
sal y pimienta

Para acompañar:
perejil
picatostes

Receta:
Frota las endibias con un papel de cocina humedecido.
Quítales el troncho ahuecándolas por abajo (eso les resta amargor).
Córtalas en tiras finas.
Funde la mantequilla en una olla.
Vuelca la harina y mezcla con una cuchara de palo hasta formar una pasta.
Pon el fuego al mínimo.
Añade la leche poco a poco sin dejar de remover.
Agrega el caldo y sigue removiendo.
Condimenta con un poco de sal, nuez moscada y pimienta.
Sube el fuego hasta que hierva y luego deja reducir a fuego bajito durante unos 10 minutos.
Reducirá hasta la mitad, aproximadamente. No dejes de remover, si no se cortará la bechamel.
Tras este tiempo, añade las tiras de endibias.
Cuece sin dejar de remover durante 10 minutos.
Seguirá espesando pero no te preocupes, cuando tritures, las endibia soltará jugo y se licuará.
Tras estos 10 minutos, tritura con la batidora.
Sirve con perejil (picado) y picatostes.

Espero que os haya gustado la cremita.
Si la probáis, contadme qué os pareció. ;-)

¡Besos a tod@s!


jueves, 25 de julio de 2013

Limonada light con hierbabuena


El otro día me di cuenta de que hacía muchísimo tiempo que no publicaba una bebida y justo probé esta limonada deliciosa y ¡me pareció perfecta!
Es muy refrescante y con el toque justo de dulce para no resultar empalagosa.

Es como un refresco casero, pero sin gas y sin ingredientes químicos.
Ideal, ¿no?

Así tal y como os la propongo queda perfecta para mí.
Pero lo bueno es que siempre la podéis rebajar con agua o endulzar más, al gusto.

En esta ocasión, he usado stevia (truvía) para probar.
La verdad es que no he notado ningún sabor raro, se parece al azúcar.

Si no la conocéis, os cuento, es verdad que es natural, de modo que es mejor que la sacarina.
Además, tiene un aspecto parecido al azúcar blanco, que da más sensación de "natural".
Lo que a mí "menos me ha gustado" es que no endulza mucho. No tiene ni de lejos el poder endulzante que tienen los edulcorantes.
Pero vamos, sí que hay que echar menos cantidad que la de azúcar y es totalmente natural.

Yo voto que sí, para recetas light, ¡está aprobada!
:-)

Ingredientes (para 2 L de limonada):
5 limones
15 ramas de hierbabuena (con bastantes hojas)
15 bolsitas de stevia (22,5 g en total)
1,5 L de agua fría

Receta:
Pela los limones con un cuchillo (escuece mucho, te recomiendo usar guantes, eso haré yo la próxima vez... :-) ).
Córtalos en trozos e intentar eliminar todas las pepitas que encuentres y los trozos blancos que amargan.
Lava la hierbabuena y deshazte de los tallos, conserva solo las hojas.
En la batidora de vaso, pon los trozos de limón, las hojas de hierbabuena, la stevia y 1/2 L de agua.
Bate hasta que esté todo bien triturado.
Añade 1/2 L más de agua en la batidora, mezcla con una cuchara y vuelca la limonada a una jarra pasándola por un colador.
Añade el 1/2 L de agua restante a la jarra y ¡listo!
Si quieres consumirla enseguida, sírvela con cubitos de hielo. Si no, déjala un par de horas en el frigo, estará perfecta.
Otra opción es servirla como granizado: la congelas en varias cubiteras y cuando quieras tomarla, sacas los cubitos un poco antes y los trituras con la batidora.

Espero que la probéis y disfrutéis de esta bebida muy refrescante, ideal para luchar contra este calor intenso.

¡Besines a tod@s!

viernes, 5 de abril de 2013

Crema de puerros o Vichyssoise


La Vichyssoise es una crema cuyos ingredientes principales son el puerro, la patata y la leche.

Su nombre afrancesado hace que muchísima gente crea que quién la inventó fue el chef francés Louis Diat pero la verdad es que su origen es bastante desconocido...

Por mucho que busquéis no encontraréis ninguna fuente fiable sobre quién inventó esta crema.
Sin embargo, os recomiendo este artículo, muy bien documentado y que explica los posibles orígenes de esta receta tan controvertida.

Ahora, es todo un clásico para muchos restaurantes en verano.
Aunque yo nunca haya oído hablar de "Vichyssoise" estando en Francia, reconozco que es una crema deliciosa que entra fenomenal en verano cuando el calor aprieta.

Y no sólo se puede consumir fría, también está buenísima en caliente.

De hecho, de niña, curiosamente, odiaba la crema de puerros que hacía mi padre. No soportaba este sabor tan picante (él no echaba leche sino agua al caldo y la preparaba solamente con la parte verde de los puerros para aprovecharla, con lo que no quedaba tan suave...) y estos tropezones de patata y las hebras de puerros me daban náuseas (las batidoras de entonces no eran las que conocemos ahora)...
¡Y eso que tengo un amor incondicional para las cremas!

Así que volver a probar la crema de puerros y encima reconciliarme con ella es la muestra de que esta crema realmente merece la pena. :-)

Os dejo mi versión de la receta por aquí, para que le podáis dar buen uso, tanto ahora como en los días más calurosos (que espero no tarden en llegar... ¡qué frío, por Dios!).

Ya veréis, es muy muy fácil de preparar y no necesita de ingredientes extraños.
Es muy barata y sacia mucho.

¿Os tengo que convencer todavía más? :-)

Sin más, vamos con la receta...

Ingredientes:
2 puerros grandes (la parte blanca)
2 patatas medianas
200 ml de nata para cocinar (o leche o 1 yogur)
1 pastilla de caldo (en mi caso, de carne pero puede ser de verdura o pollo)
1 L de agua
aceite de oliva
sal

Receta:
Pica el puerro en tiras finas (tienen que quedar finas y no muy largas para que las hebras no atasquen la cuchilla de la batidora). Lávalo bien en agua fría (2 veces para quitar bien la tierra).
Pela las patatas, córtalas en daditos pequeños y mantenlas en agua fría.
Rehoga los puerros en un fondo de aceite con una pizca muy pequeña de sal.
Cuando esté transparente, añade las patatas y la pastilla de caldo deshecha.
Cubre con el agua y deja hervir hasta que estén hechas las patatas.
Entonces saca del fuego, añade el vaso de leche (nata, yogur...) y tritura muy fino. (Si te quedan hebras, cuélala).
Deja enfriar a temperatura ambiente y luego en el frigo. Sirve muy frío.
Ya veis, una cremita finita y muy rica...



martes, 5 de febrero de 2013

Crema de coles de Bruselas con coles salteadas


L@s que me seguís ya sabéis de sobra lo mucho que me gustan las cremas de verduras en invierno...
Al igual que en verano vivo a base de ensaladas, en invierno me paso el tiempo preparando cremitas.

Y esta crema, concretamente, es obra de un maravilloso blog (en francés) que sigo desde hace tiempo: La cuisine du Corti.
Réglisse, la bloguera que lo lleva, se inspira en su propia forma de vida para publicar unas recetas deliciosas y coloridas: una alimentación baja en grasas, vegetariana y orientada hacia un estilo de vida más saludable.

Y la receta de hoy es una ligera adaptación su receta.
Digo ligera porque casi no he cambiado nada.

Si os interesa, el enlace a su receta en francés es éste.

Y por si fuera poco, lleva muy pocos ingredientes.
La única pega que le pongo es que hay que preparar las coles y lleva tiempo (lavar, recortar y hervir todo lleva bastante tiempo).
Pero bien merece la pena, incluso con esta presentación tan bonita, puede lucir mucho en una cena especial,  como dentro de 9 días... Ahí lo dejo caer... ;-)


Ingredientes:
500 g de coles de Bruselas
100 g de brócoli
100 g de col Romanesco
1 puerro (la parte blanca)
agua
1 cazo de leche (puede ser de soja)
1 cm de raíz de jengibre (2 dos dientes de ajo + 1 cc de jengibre en polvo)
sal / pimienta
aceite de oliva

Receta:
Lava las verduras y prepáralas:
  • Coles de bruselas - Corta el troncho de abajo, separa delicadamente unas cuantas hojas de fuera (las más verdes), resérvalas, y trocea el resto en 4 partes.
  • Brócoli / Col Romanesco - Separa unos cuantos tallos y resérvalos.
  • Puerro - Corta la parte blanca en rodajitas finas y enjuágalas y déjalas escurrir.
(En este punto, yo aprovecho y preparo todas las coles. No desaprovecho nada, incluso el tallo central, lo pelo bien para quitar lo duro de fuera y lo troceo. Luego, aprovecho el agua de cocción del resto para precocer esto y usar en otras preparaciones o congelar para futuras cremas.) 

Pon una olla grande con agua con sal a hervir.
Hierve primero los trozos de coles de Bruselas durante 7 minutos y luego, con la ayuda de una espumadera, apártalos y sumérgelos inmediatamente en agua muy fría para que conserven su bonito color verde (si el agua fría se calienta con la col hirviendo, cambia el agua para que se mantenga fría). Escurre enseguida en cuanto se hayan enfriado.

Ahora, en el mismo agua de la olla, cuece los ramilletes de brócoli durante 3-4 minutos y de col Romanesco durante otros 3-4 minutos. De nuevo, haz lo mismo sumergiéndolos en agua fría justo después de sacarlos de la olla y escúrrelos.
Finalmente, hierve las hojas de coles de Bruselas que habías apartado durante 2 minutos y pásalas al agua muy fría también.

En una sartén, sofríe las tiras de puerro hasta que se pochen. Añade los trozos de coles de Bruselas y rehoga unos minutos. Añade un cazo de leche (al gusto), agua hasta cubrir y un poco de sal. Tritura muy fino. Añade agua y sal, en su caso, hasta obtener la consistencia deseada pero ojo, tiene que quedar espesita para que luego, al servir, no se hundan los ramilletes de brócoli y Romanesco en la crema.

Cuando la vayas a servir, pon la crema a calentar a fuego suave.
Pela el jengibre (o el ajo, sin germen) y pícalo muy fino.
En un fondo de aceite de oliva en una sarten, rehoga el jengibre picado (o el ajo con la cc de jengibre en polvo), añade las hojas de coles de Bruselas, el brócoli y la col Romanesco. Saltea durante dos minutos.

Para emplatar, pon la crema en el plato hondo, al centro, dispón las verduras salteadas, rocía con un poco de aceite de oliva y esparce un poco de pimienta recién molida encima.

Queda muy bonita, ¿no os parece?


Y si os ha gustado, os propongo otra cremita con ingredientes similares, del mismo blog, que tengo fichada para probar: es ésta...
Ahora, a ver dónde encuentro yo la leche de arroz... :-)))

¡Un beso a tod@s y a cuidarse!

miércoles, 22 de agosto de 2012

Batido de leche de soja con albaricoque y melocotón


Hoy voy a rendir un homenaje a una gran bloguera que en cada una de sus entradas nos deleita con sus delicias inspiradas en grandes obras y artistas, nuestra querida Isabel (Aliter Dulcia).
Ella es una gran repostera y maestra, si no la conocéis, id a visitar su blog, veréis qué maravillas...
Y esta entrada "gastroartística" va por ella...

Resulta que durante estas rebajas, tuve la suerte de encontrar esta fantástica biografía de Taschen de Norman Rockwell rebajada a menos de 10 € en la tienda VIPS. Bueeeno, ésta y otras biografías de grandes artistas que me gustan... :-)

Hace exactamente 59 años, hoy, 22 de agosto, salía el Saturday Evening Post con esta magnífica ilustración en portada:
Se trata de "El memo de los refrescos" (Soda Jerk) y representa una escena muy típica de la época en EE.UU.: unas niñas tomándose un refresco en una cafetería, charlando con el camarero.
Esta escena cotidiana, como casi todas las ilustraciones de Rockwell, es un fiel reflejo de la sociedad americana de la época. Nos imaginamos a las niñas de vacaciones, pasando un ratito juntas, divirtiéndose con el perro, quizás tonteando con el camarero... Cosa que, en 1953, sería poco corriente en España o en Francia...

Norman Rockwell es uno de mis ilustradores favoritos. Este pintor/ilustrador del siglo XX fue uno de los más populares y famosos de Estados Unidos y salta a la vista por qué.
Supo capturar a la perfección las expresiones faciales y corporales, las costumbres y la mentalidad de la sociedad en la que vivía, de la gente con la que convivía.

Al ser ilustrador oficial del Saturday Post Evening, su trabajo fue muy extenso y muchas de sus obras siguen siendo muy actuales a pesar del tiempo.

Si queréis conocer un poco más su obra, pinchad aquí y veréis qué cosas más increíbles hizo.

Y como homenaje a este cuadro, hoy os quiero proponer un buen milk shake al estilo americano. Eso sí, un poquito más sano, sin helado y con leche de soja, con albaricoque y melocotón. ¡Delicioso!

Ingredientes:
4 albaricoques maduritos
1 melocotón maduro
5 cs de azúcar
3/4 L de leche de soja bien fría (o más si os gusta más líquido)
(cubitos de hielo)

Receta:
Lava bien la fruta con un cepillito y sécala con un papel de cocina.
En la batidora, pon la fruta cortada (con piel y sin hueso), el azúcar y la leche y muele hasta que quede muy fino.

Si te gusta más líquido y ligero, añade unos cubitos de hielo, será aún más refrescante.
Nosotros los tomamos con unos muffins de zanahoria, melocotón y semillas, ¡una merienda deliciosa!
Espero que os haya gustado la receta , el artista y sobre todo Aliter Dulcia (si no lo conocíais ya, claro... :-)).




lunes, 9 de julio de 2012

Sopa fría de pimiento rojo y sandía

Esta sope fue un gran descubrimiento de este verano.
Parece gazpacho pero no tiene nada en común con éste, aparte del color, ¡jeje!

Hasta me atrevería a decir que es mucho más refrescante.
Tiene un toque un poco dulce por la sandía y un poco picante por el ajo y el pimiento.

En casa, nos gustó tanto la primera vez que hice el experimento que ya hemos repetido varias veces.
Y si os digo que he pasado la receta a varias personas y que triunfó, pues seguro que os animáis... ;-)


Ingredientes:
2 pimientos rojos
1/2 cebolla
1 diente de ajo
500 g de sandía con cáscara
sal gorda
vinagre de vino
aceite de oliva


Para presentar/acompañar:
almendra laminada o troceada
semillas de amapola
albahaca fresca

Receta:
Lava los pimientos. quítales las pepitas y trocéalos.
Pela la media cebolla y el ajo, quítale el germen y trocea
Quítale la cáscara a la sandía y trocéala.
Pon todos los ingredientes en la batidora con un poco de sal, aceite y vinagre y un poco de agua fría (o cubitos de hielo) y tritura bien.


Para acompañar, me gusta echarle unos trocitos de almendras, semillas de amapola y albahaca, le va muy bien a la sopa.
Fácil y rápido, ¿quién se anima?

jueves, 5 de enero de 2012

Batido piña coco

Hoy os propongo un batido muy rico y sencillo, para desayunar o merendar.
Ya no hace falta demostrar lo rica que es la mezcla de piña con el coco pero la gracia que tiene este batido es la leche de soja.
Me di cuenta hace poco que la leche de soja era mucho mejor para los batidos.
Además de darle un toque muy especial es mucho más digestiva. No tienes el problema de que se corte la leche y eso hace que salga mucho mejor.
Este batido en concreto fue mi desayuno al día siguiente de una cena pesada: muy digestivo y completo.
Hubiera admitido un puñado de copos de avena pero no me apetecía.
Si se os ocurre algo, decídmelo.

Sin más, aquí va la receta.


Ingredientes (para 2 vasos grandes o 4 pequeños):
1/3 piña
3 cs de coco
1 cs de azúcar
leche de soja


Receta:
Pela y corta la piña.
Vuélcala a la batidora con el resto de ingredientes.

Tritura hasta que quede muy fino y se haya emulsionado bien y ¡listo!

Y con una naranja, más vitaminas aún...
Fácil, ¿no?



sábado, 6 de agosto de 2011

Batido de melón, lima y plátano


No tenía pensado publicar esta receta pero tras probarla, me gustó tanto que he decidido colgarla. Se tardan 5 minutos en hacer el batido y ¡aún menos en bebérselo!

Ingredientes:
1/4 de melón
2 plátanos
el zumo de una lima
250 ml de leche (puede ser de soja si lo preferís)
azúcar al gusto

La receta... Es tan sencilla que ni la pongo: pones todo en la batidora, trituras y listo.
Y éste es el resultado... ¡Bien fresquito!

lunes, 13 de junio de 2011

Horchata de chufa

Tras un viaje a Valencia, me di cuenta de la diferencia entre una horchata artesana y una de supermercado... Aunque parezca evidente, a nosotros, los no valencianos, no nos sabe mal la del súper. ;-) Desde entonces, me había quedado con las ganas de hacer una horchata casera y busqué la receta en Internet. Parecía muy sencillo así que fui al mercado a comprar chufa y aquí me tenéis: hice mi horchata casera, adaptando lo que había leído en la red y resultó sencillísima de hacer y todavía más fácil de beber!

Ingredientes (para litro y medio / 2 litros de horchata):
500 g de chufas
400 g de azúcar
media ramita de canela
2 litros de agua


Receta:
El día anterior, lava las chufas varias veces cambiando el agua (fría). Deja en remojo unas 12 horas en agua fría (como mínimo).
Al día siguiente, pon en la batidora las chufas, el azúcar, la canela y el agua y tritura muy fino.
Deja reposar una hora en el frigorífico.
Cuela con un colador de tela o de metal muy fino y deja reposar en el frigorífico al menos otra hora.
Sirve muy frío: si quieres, puedes echarle hielo picado y tomarla como granizado.